Resuelven que MP debe comparecer en caso Yarrington

El Octavo Tribunal Colegiado en Materia Penal resolvió que el Ministerio Público adscrito a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra la Salud (UEIDCS) de la PGR debe ser tomado como autoridad responsable en el juicio de amparo tramitado por Tomás Yarrington Ruvalcaba.

Al resolver la queja 01/2013, el tribunal de alzada revocó la determinación del Juzgado Cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal de negar al ex gobernador de Tamaulipas, quien se encuentra prófugo, ampliar su demanda contra ese Ministerio Público.

El 2 de enero pasado, en el juicio de amparo indirecto número 692/2012-5, el Juzgado Cuarto determinó que "en cuanto a la solicitud de tener como autoridad responsable al agente del Ministerio Público de la federación, adscrito a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra la Salud, dígase que no ha lugar".

En consecuencia la defensa interpuso la queja que quedó radicada en el tribunal de alzada y fue admitida el 18 de enero pasado; sin embargo, el Ministerio Público federal adscrito al tribunal pidió en el escrito 18/2013 declarar infundado ese recurso.

En su negativa a la ampliación de la demanda respecto del Ministerio Público, el juez argumentó que la defensa de Yarrington ya había señalado que no era su deseo optar por esa ampliación, "de ahí que no sea procedente que este juzgador de amparo revoque sus propias determinaciones, cuando la voluntad del quejoso ya fue plasmada en un diverso escrito".

Dicho acuerdo fue tomado de conformidad por el juzgado el 3 de septiembre de 2012, ordenando que se siguiera con la tramitación del juicio de garantías con las diversas autoridades que señaló como responsables.

Sin embargo, el tribunal colegiado dijo que "es fundado el agravio relativo a que el juez de amparo sí está facultado para modificar una resolución previa, cuando se está ante un supuesto distinto", como en el caso donde se indicó que la defensa no tenía conocimiento de la autoridad responsable que ordenó el cateo a Yarrington Ruvalcaba y su esposa.