Concluye Primer encuentro de formación humana en UAM Azcapotzalco

Con la conferencia magistral La universidad como universalidad, seguida por la tarde de un concierto virreinal de alientos, concluyó este jueves el Primer encuentro de formación humana conócete a ti mismo, en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Azcapotzalco.

El encuentro inició el pasado 6 de junio y se llevó a cabo durante cinco jueves consecutivos en los que se promovieron entre los estudiantes de esa casa de estudios, valores como la responsabilidad y el respeto, la honestidad, la sabiduría y la justicia y la equidad.

En el último día del encuentro en el auditorio del edificio W, el maestro y consultor Arturo Pagola, quien fungió como moderador del día, hizo una semblanza del valor.

Señaló que en el último día del encuentro es importante conocernos, saber quiénes somos, cuál es nuestra identidad como UAM y cuáles son los valores que nos rigen.

Definió al valor como "lo que vale" y detalló que entre los valores morales están la honestidad, el respeto, la justicia, la equidad y la universalidad, aunque esta última es un valor al que no se le considera tan importante, aunque sí lo es.

La universalidad es el hecho de abarcar el todo y no sólo una pequeña parte, lo general versus lo particular, es decir, no concentrarnos ni limitarnos con un solo proyecto porque las carreras se pueden ejercer en muchos ámbitos, expuso.

Por eso, agregó, la universalidad está patente en la búsqueda del desarrollo integral del ser humano, con lo que se garantiza su bienestar, sus libertades, sus derechos y obligaciones.

Por su parte, el coordinador general de Difusión de la UAM Rectoría General, Carlos Ortega y Guerrero, participó con la conferencia magistral La universidad como universalidad.

En una ponencia de casi 25 cuartillas expuso que la universalidad es la actitud de estar abierto al mundo, y criticó a quienes no les llama la atención lo que no forma parte de su área.

"Si soy filósofo, qué me interesan los puentes; que más me da antropología o la historia si soy administrador; qué me importan los sistemas legales si soy veterinario", ejemplificó.

El problema con esta actitud tan común y tan propiciada por los modelos formativos en boga es que siembran en el aprendiz la semilla de la insensibilidad y la indiferencia.

Siembran, además, la falsa idea de que él no es ni puede ser sino el simple practicante de su oficio y, lo que es más grave, una actitud de desdén hacia el cúmulo cultural que lo ha favorecido.

La clausura del encuentro estuvo a cargo del propio Ortega y Guerrero, del coordinador general de Desarrollo Académico, Luis Soto Walls, y de la coordinadora de Apoyo Académico de ese plantel, Josefina Bernal Sánchez.