El interés por el astroturismo creció en Argentina en los últimos años y ya no se trata sólo de mirar las estrellas, sino de apreciar el cosmos desde un barco que atraviese el río de la Plata, pasar una noche al aire libre en el campo o festejar cumpleaños al amparo de los planetas.

Las visitas guiadas para aprender sobre el universo se multiplican, sobre todo porque esta original vertiente del turismo se tiene que practicar lejos de las grandes ciudades, en donde es prácticamente imposible encontrar cielos despejados.

Los encargados de los recorridos explican a los interesados las diferentes tonalidades de las estrellas y el mapa de la vía láctea, a través de paquetes de variados precios que incluyen transporte, hospedaje y alimentos.

Además de escenarios naturales, el turismo astronómico en Argentina incluye visitas a los observatorios ubicados en provincias como Tucumán, que, como está construido a gran altura permite una mayor nitidez para apreciar las estrellas, o San Juan, emplazada en una zona de cielo tradicionalmente despejado.

Después están las ofertas en varias localidades de la provincia de Buenos Aires para pasar por lo menos una noche en el campo, ya sea en un hostal o directamente al aire libre, en casas de campaña, para lo cual el interesado deberá llevar el equipo pertinente, empezando por las necesarias cobijas con las que se combatirá el frío nocturno.

Los telescopios o binoculares también son elementos imprescindibles de estos tours que combinan la historia de la astronomía con leyendas prehispánicas o de la mitología griega relacionadas con las estrellas.

Es tanto el interés que en Argentina ya opera una empresa especializada llamada Astroturismo que organiza recorridos con científicos que acompañan a los visitantes en zonas áridas, playas, salares o directamente en los paseos por río y mar.

"Hoy, al igual que Galileo, es posible poner un ojo en el telescopio y encontrarnos con los anillos de Saturno. Según la época del año y el lugar geográfico en el que nos encontremos, aprenderemos a identificar y ubicar los planetas observables a simple vista y las estrellas de las constelaciones galácticas y zodiacales", avisa el portal de Astroturismo.

Este emprendimiento dedicado a la enseñanza y la divulgación de la astronomía y las mitologías a cielo abierto también ofrece la actividad recreativa "Navegando con las estrellas" que se realiza viernes y domingos en el último barco que parte por la noche desde Buenos Aires hacia la ciudad uruguaya de Colonia.

"El marco ideal es la oscuridad que brinda navegar a la noche por el medio del estuario del río más ancho del mundo: el río de la Plata que presta sus aguas para mostrar sus estrellas. En invierno, es posible usar los telescopios, binoculares y láser sobre la cubierta del barco, lejos de la contaminación lumínica de la ciudad", señala.

En el verano, agrega, "disfrutamos de la puesta del Sol, crepúsculos, fenómenos fotocromáticos como arco iris y parahelios, estrellas, planetas y las lunas llenas vista desde la cubierta del barco, navegando sobre el Río de la Plata".

Una nueva vertiente es el "cumpleaños astronómico", que incluye un festejo en un lugar a cielo abierto, observación con telescopios y binoculares, fotografías del cumpleañero con las estrellas y planetas y recuerdos temáticos para los invitados.