Unas 430 mil personas participaron el año pasado en actividades vinculadas al "astro-turismo" en Chile, en especial en la zona centro-norte del país, donde se encuentra uno de los cielos más limpios del hemisferio.

Un estudio de la privada Universidad del Pacífico señaló este miércoles que el futuro del turismo chileno está "en el cielo", por lo que se deben fomentar las actividades vinculadas a "mirar las estrellas en un cielo despejado y luminoso".

De acuerdo al documento, el año pasado participaron en actividades vinculadas al turismo astronómico unas 400 mil personas, entre chilenos y extranjeros, quienes visitaron los lugares creados para tal fin en la zona centro y centro-norte del país.

La jefa de la carrera de Ingeniería en Gestión Turística de la Universidad del Pacífico, María Teresa Cagalj, aseveró que "hay que fomentar este tipo de turismo, ya que no está en todas partes del mundo".

"El turismo astronómico permite situar a Chile en la mira de futuros turistas que nos visiten, ya no solo por nuestros atractivos tradicionales como Isla de Pascua, San Pedro de Atacama, Torres del Paine, Viña del Mar y las Rutas del Vino de la zona central, sino también por los hermosos cielos del norte", apuntó.

Agregó que "Chile se está convirtiendo en un interesante laboratorio natural para la astronomía, concentrando importantes observatorios astronómicos del mundo, ofreciendo a la ciencia nacional una gran oportunidad de desarrollo".

Cagalj detalló que la oferta de actividades de "astro-turismo" se concentra entre las regiones de Tarapacá, mil 750 kilómetros al norte de Santiago, y Biobío, 520 kilómetros al sur de esta capital.

Sin embargo, un 47 por ciento de las empresas privadas ligadas a esta actividad se concentran en la Región de Coquimbo, distante 470 kilómetros al norte de Santiago.

En esa zona del país, además, se encuentran instalados los modernos observatorios internacionales de Cerro Tololo, Gemini, SOAR y La Silla, los que aprovechan las, al menos, 300 noches sin nubes que existen cada año al interior de la Región de Coquimbo.

De acuerdo a las proyecciones internacionales, Chile concentrará hacia el 2020 el 70 por ciento de la observación astronómica mundial, con los más modernos telescopios ópticos y radiotelescopios del mundo.