Se burla al-Assad de "fracaso" de la oposición siria para derrocarlo

El presidente de Siria, Bashar al-Assad, se burló de los fracasados intentos de la oposición siria para derrocarlo, los cuales, aseguró, no le han hecho nada y consideró que la caída de Mohamed Mursi en Egipto representa el fin del "islam político".

En una entrevista al diario al-Thawra (Revolución), en ocasión de su 50 aniversario y publicada este jueves, al-Assad se jactó de los logros conseguidos hasta ahora en su lucha contra las fuerzas rebeldes.

El mandatario sirio dijo que sus opositores han hecho de todo para sacarlo del poder, incluso conspirar con países de occidente, sin embargo, todo ha sido en vano porque han fracasado y no han podido hacer nada en su contra.

"Han utilizado todo tipo de materiales y de medios psicológicos y emocionales a su alcance para desgastar al gobierno", dijo el presidente, tras indicar que la única opción que tienen la oposición es la intervención extranjera.

Señaló que la única opción que les queda a las fuerzas opositoras para derrocar su gobierno es una "intervención militar extranjera", aunque consideró que esto no es probable a causa de las discrepancias que hay entre las potencias internacionales.

"El objetivo de esta guerra era golpear nuestra infraestructura, golpear nuestra economía y generar caos en la sociedad a fin de que nos convirtiésemos en un Estado fallido. Hasta ahora no hemos llegado hasta esa fase", indicó al-Assad al periódico oficial sirio.

El jefe de Estado dijo que el país ha podido evitar convertirse en un "Estado fallido" gracias a que la mayoría de empresarios y trabajadores sirios continúan desempeñando su trabajo a pesar del caos que reina.

"La población siria permanece inmutable en el sentido más completo de la palabra. Tras una explosión y unos minutos para limpiar la zona, la vida vuelve a la normalidad", afirmó al-Assad.

El presidente de Siria también se refirió en su entrevista con el diario al-Thawra al golpe militar contra el presidente de Egipto, Mohamed Mursi, ocurrido la víspera y que calificó como el fin del "Islam político".

Al-Assad elogió las protestas masivas del pasado fin de semana de miles de egipcios en contra de Mursi, que llevó a la caída de los islamistas.

"El derrocamiento del presidente Mohamed Mursi significó el fin del 'Islam político'. El que trae la religión que se utilizará para los intereses políticos o facciones caerá en cualquier parte del mundo", reiteró al-Assad.

La entrevista se dio a conocer en momentos en que la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) inició este jueves en Estambul una reunión de dos días, destinada a designar a su nuevo equipo directivo e intentar hacer frente común en la lucha contra las fuerzas de al-Assad, que reconquistan terreno.

El encuentro se centrará en elegir a un nuevo presidente para sustituir a Moaz Al Jatib, quien dimitió en marzo pasado, ante las divisiones internas de la oposición siria.