Estarán tasas de zona euro a la baja durante "largo tiempo": Draghi

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, declaró hoy que las tasas de interés permanecerán en los niveles actuales o aún más bajas durante un "largo tiempo" en los países de la divisa única para incentivar la recuperación y el crecimiento.

La declaración de Draghi es inusual por parte de quienes han sido presidentes de esa institución, y que no se vinculan a una decisión sobre el curso de las tasas de interés a futuro.

Después de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanky, planteó el aumento de tasas, hubo reacciones de inquietud en Europa ante la posibilidad de que el Banco Central Europeo hiciera lo mismo.

Al parecer Draghi se propuso con la declaración de este jueves en conferencia de prensa tranquilizar a los mercados y estimular las inversiones, que son indispensables para el crecimiento de las economías europeas.

El presidente del BCE dijo que era más factible que las tasas de interés en Europa bajen aún más, a que suban.

Drahi se negó a mencionar un lapso concreto en que las tasas de interés en Europa se mantendrán sin cambios. Dijo que "un largo plazo es un largo plazo" y que no son seis meses ni 12 meses.

Al mismo tiempo subrayó que el BCE condiciona las medidas que toma de acuerdo al nivel de inflación, al ritmo de la coyuntura económica y al dinamismo en el otorgamiento de créditos.

En la conferencia de prensa se aludió a la eventual aplicación de una medida adicional que podría ser probable, una especie de multa para los bancos que "estacionen" por la noche su dinero en el Banco Central Europeo.

El objetivo es impulsar a los bancos a que den mas créditos y menos caros para empresas y cuentahabientes. Los beneficios del dinero barato en Europa no están llegando a la economía real.

La primera reacción en Alemania a las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo en relación a que las tasas permanecerán sin cambios durante un largo tiempo, o de que inclusive pueden bajar, fue de la Asociación alemana de bancos Volksbanken y Raiffeisenbanken (BVR).

Esa asociación bancaria manifestó en un comunicado que consideraba que aún es aceptable esa decisión en vista de la difícil situación económica y la poca presión inflacionaria en Europa, pero que es necesario mantener abierta la interrogante de si una política monetaria extremadamente expansiva es beneficiosa para la economía o sus costos son más altos que sus beneficios.

La BVR señaló que, al mismo tiempo, la política de bajas tasas de interés va en detrimento de los ahorradores, ya que las cuentas de ahorro no pueden generar ganancias.