Colombia fracasa en convocar reunión de cancilleres de OEA

Colombia fracasó hoy en obtener una mayoría mínima de votos en la Organización de Estados Americanos (OEA) para llamar a una reunión de consulta de cancilleres, para discutir su crisis migratoria con Venezuela.

Tras un debate de más de tres horas, Colombia quedó sin los 18 votos requeridos para que su solicitud de convocar a los cancilleres este jueves en la capital estadunidense a "explorar caminos" de solución, como lo planteó el embajador colombiano ante la OEA, Andrés González.

El revés empero no significó el fin de la puja del presidente Juan Manuel Santos, pues al final de la sesión extraordinaria del Consejo Permanente, González dejó en claro que su gobierno seguirá empujando la idea de que los cancilleres del hemisferio se reúnan con este fin.

"Esto apenas empieza, y comenzamos con el impulso de 17 naciones. Ha sido un debate fructífero porque hemos hablado de la realidad que nos acompaña", indicó al colombiano en su última intervención antes de que la sesión fuera clausurada.

Pese a lograr una mayoría, los 17 votos se quedaron cortos de los 18 requeridos para que se aprobara la solicitud presentada la mañana del viernes, un día después del anuncio hecho en este sentido por la canciller colombiana María Ángela Holgín.

La propuesta fue rechazada por Venezuela, Nicaragua, Haití y Bolivia, quienes insistieron en privilegiar la reunión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), que fue aplazada de manera sorpresiva este lunes.

La mayoría de los países del Caribe se abstuvieron de votar, incluyendo República Dominicana, enfrascada en una disputa migratoria con Haití, cuya voto en contra de la convocatoria causó sorpresa debido a su postura inicial de abstenerse a apoyar la convocatoria.

La sesión se tornó por momentos confusa debido a la propuesta de Colombia de votar primero en torno a la convocatoria, y en caso de ser aprobada, pasar posteriormente a discutir y aprobar la fecha para celebrar la reunión, pese a su deseo para que fuera celebrada el tres de septiembre.

A ello contribuyó igualmente la propuesta de Panamá para celebrar un dialogo entre delegaciones de ambos países en su territorio, la cual al final no generó tracción suficiente para ser considerada.

Para el embajador de México, Emilio Rabasa Gamboa, cuyo país votó a favor de la propuesta colombiana, pese al resultado, el debate fue positivo, y evidenció el ánimo de solucionar el problema entre las naciones vecinas.

Explicó igualmente que la postura de su gobierno de favorecer el dialogo de cancilleres se hizo con un ánimo de inclusión y para dar a la OEA el lugar que merece en este diferendo.

"Por eso mi sugerencia de que si algunos países quieren celebrar el dialogo de cancilleres de UNASUR, adelante, pero eso no debe excluir a la OEA, y evitar así un regionalismo excesivo", indicó en entrevista posterior al final de la sesión.

Pese a las palabras moderadas al final de la sesión, el debate se tornó por momentos ríspido, sobre todo cuando el embajador de Venezuela, Roy Charderton acusó al Colombia de exportar hacia su país a pobres desamparados, sicarios, paramilitares y aún de estar detrás de una conspiración mediática para desestabilizar su economía y su moneda.