Francisco Haghenbeck aborda Pachucos y Segunda Guerra Mundial en libro

Una obra que abre una puerta del pasado y sumerge al lector en un episodio poco conocido en México, a través de un libro divertido lleno de dramatismo e intriga, así definió el escritor Francisco Haghenbeck (1965), su más reciente trabajo literario titulado "Querubines en el infierno".

Bajo el sello Suma de Letras, se trata de una novela en la que el también cuentista y creador de cómics presenta una historia enganchadora, desarrollada a partir de una amplia documentación sobre el drama de los mexicanos que debieron pelear y morir por un país que los segregaba.

"Se trata de una novela negra con raíces históricas que nos remonta a una época muy olvidada por México y Estados Unidos, y que es la Segunda Guerra Mundial, en especial, la revuelta de los Pachucos.

"Estos personajes de la cultura popular que fueron un movimiento importante de contracultura y que tras la revuelta de esos personajes por parte de los americanos, por su forma de vestir, son llevados a la guerra y pelean por un país que consideraban suyo, pero que a la vez estaban segregando", dijo el autor en entrevista con Notimex.

Considerado como una de las voces más importantes de la actual narrativa en México, Haghenbeck comentó que en esta novela se aborda "una de las historias menos tratada de la literatura en México: la de los Pachucos".

"Octavio Paz hizo un buen ensayo sobre los Pachucos, pero que la literatura narrativa y de ficción han olvidado, además de otro tema como lo fue la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

"En el caso de los Pachucos, nadie más los ha abordado, quizás las canciones de La Maldita Vecindad, y el de la Segunda Guerra Mundial, tampoco lo hay, porque parece ser que en México, este tema no nos tocó, no existió", dijo.

Pero es un gran error, agregó el autor para quien la Segunda Guerra Mundial, es un momento primordial para México, que aunque no nos pegó directamente, fue un evento que cambió al mundo.

En más de 550 páginas, se cuenta que en el verano de 1943 en Los Ángeles, en una vergonzosa noche, conocida como los Zoot Suit Riots, soldados de la marina de Estados Unidos realizan una cacería brutal: golpean a los jóvenes mexicanos por el simple hecho de vestirse como pachucos, violan a las mujeres y extienden la violencia por las calles.

Por si fuera poco, la policía se lleva a presos a quienes sufrieron las agresiones, ofreciéndoles ingresar al ejército para limpiar su imagen de pandilleros.

Esa fatídica noche detona la historia de los hermanos Elsie y Louis Moreno, que pasan a integrar el grupo de los 500 mil méxico-americanos que lucharon por el país en el que creían, pero del que sólo obtenían ataques racistas. Una armada invisible que terminó por inclinar la balanza en la guerra.

Esta es la historia de pequeños ángeles, querubines viviendo el infierno en Italia, Austria, Filipinas y Estados Unidos. Es la épica de los mexicanos en la Segunda Guerra Mundial, que abre los ojos de los lectores a uno de los pasajes totalmente olvidados de la historia.

De acuerdo con Haghenbeck, la historia de esta novela surgió a partir de un par de estudios de historia que el autor encontró hace 15 años en el artículo de titulado "Armadas invisibles" en la revista de la UNAM.

"Me sorprendió y luego me adentré sobre los pachucos y pachucas, estas últimas mujeres que se quedaron en El Paso y Los Ángeles, trabajando armando aviones; y había muchas historias", indicó.

Cuenta que ya en el ejército, los Pachucos fueron la minoría que más medallas obtuvo y refirió que "no es de extrañarse que en las últimas Guerras de Estados Unidos, la de Irán y Afganistán, los soldados son méxico-americanos".

Con una profunda documentación, el humor punzante y el ritmo vertiginoso que lo caracterizan, el autor logra plasmar un auténtico fresco en el que confluyen las pesadillas de la guerra, la discriminación racial y el papel determinante de las comunidades latinas en la vida estadounidense.

Además de la evolución de la cultura pop, las libertades conquistadas por las mujeres de aquella época y, sobre todo, las adversidades, los desafíos y las conmovedoras historias de quienes apostaron todo y murieron por un país que los segregaba al considerarlos ciudadanos de segunda.

"Lo que busco es narrar una historia, atractiva, que atrape al lector que vaya a una historia atrás; que le abra al lector una ventana a eventos poco conocidos, que descubra mundos del pasado que antes los tenía cerrados", concluyó.