Es "Estas islas" un canto diferente al amor: Enrique Quezadas

Temas dedicados a la mujer, a la pareja y hasta a la Madre Tierra, conforman "Estas islas", el séptimo material discográfico del compositor mexicano Enrique Quezadas, una especie de canto a la vida en el que lo mismo expresa su alegría de existir que su agradecimiento por poder vivir para cantar y no a la inversa, porque al final, sostiene, eso es lo que le otorga su libertad de ser, con todas sus implicaciones.

"Sigo cantando al amor, pero no nada más al que le habla a una mujer, al menos en mi caso, como cantautor, compongo a todo lo que merece amor, por eso también hay canciones a la mujer más grande que conozco y que es la Madre Tierra", y temas en los que se trata de aportar algo a la pareja contemporánea", explicó a Notimex durante una entrevista en la que se confesó un hombre muy espiritual.

Entrevistado previo a la presentación de este material, el viernes en el foro "El Tejedor", de la colonia Roma, Quezadas detalló que es un disco dedicando a varios procesos importantes en su vida, uno de ellos el de ser fiel a sí mismo, asumiéndose como un hombre feliz que puede hacer felices a quienes lo rodean.

Por eso es que su propuesta, dijo, es una manera diferente de cantarle al amor, una que "no tiene que ver con las canciones de ardidos, ni los gritos de que otros son los culpable de mis desgracias", lo suyo, añadió, es un canto al amor promoviendo la responsabilidad de todos ante él.

Y eso es resultado de una necesaria evolución, en el sentido de encontrarse consigo mismo, pues para él no hay más posibilidades de evolución humana que el reencuentro con uno mismo, "creo que en la medida que nos alejamos de lo que aprendemos en el proceso de domesticación estamos más cerca de lo que somos", y ése es el proceso personal, existencial, espiritual y que como artista, asegura estar viviendo.

"Es una sensación como de que cada vez te vas acercando más a lo que eres, que se van cayendo las capas de cebolla; es algo que curiosamente a la gente le da mucho miedo, pero eso es lo que yo hago en este disco y lo que le regalo a la gente que lo escuche", añadió el músico egresado del Conservatorio Nacional de Música.

Ganador de dos premios Ariel, dos Diosas de Plata y un Premio "Coral" en el Festival de Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba, por su participación en la composición e interpretación de bandas sonoras de películas como "Hasta Morir", "Amarte Duele", "La vida conyugal", "Cilantro y perejil", "Todo el poder" o "El segundo aire", entre otras, la música de Quezadas transita siempre del blues al jazz, pasando por el danzón y hasta el huapango.

En este caso, el material incluye 11 temas, encabezados por "Estas islas", que da nombre al álbum, con el cual hace alusión a "las individualidades que habitamos este océano, que es este planeta".

Otros temas incluidos son "Templanza", "Alma fosforescente", "Detente corazón", "Come frutas y verduras" o "Doctor House".

Destacan especialmente "Niña del sol" y "Chapultepec", dos temas que están dedicados a la Tierra como un ser vivo, ahora que, afortunadamente, recordó, en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se discuten los derechos de la tierra.

También "Pídeme", tema que habla de esta postura que tiene ante la vida, de no victimizarse, de que cada quien asuma sus responsabilidades, de, "en lugar de pedir a un ser supremo, pedirse a uno mismo lo que uno necesita para ser feliz".

El tema, expuso el también psicoterapeuta, surgió luego de que se diera cuenta de que hoy en día todas las tendencias del "New age" tienden a "llamar a la gente a que dejemos de victimizarnos y de culpar a los demás de nuestra desgracia"; es una visión de pídeme lo que quieras, pero al mismo tiempo pídete a ti mismo.

Quezadas, cuya carrera oscila entre la música, el cine y la literatura, había dejado un poco de lado su faceta como cantautor involucrado en otros proyectos, el más reciente de musicalización en la serie "Bienes Raíces", de Canal Once.

Además, incursionó en la literatura con títulos como "Santa, la niña que sabía curar" y "Crónica de una hoguera".

Ahora retorna a la música con "Estas islas" y lo presentará el próximo viernes, acompañado por grandes músicos, incluido su hijo de 24 años al piano, mientras que él tocará la guitarra, un instrumento con el que no es muy frecuente disfrutrarlo.

Luego de esta presentación espera mover el material en provincia, ofreciendo recitales en foros de Querétaro, Jalisco y Morelos, entre otros.