Oposición impulsa sombra de fraude electoral en Argentina

Los candidatos presidenciales de la oposición en Argentina se aliaron para sembrar sospechas sobre un posible fraude en las próximas elecciones generales del 25 de octubre, en las que se anticipa el triunfo del oficialismo.

Diversas encuestas publicadas en los últimos días confirmaron que Daniel Scioli, candidato del gobernante Frente para la Victoria, lidera la carrera rumbo a la presidencia con una intención del voto del 40 por ciento.

La única incógnita es si Scioli logrará imponerse en primera vuelta, ya que la legislación argentina establece que gana quien obtiene el 45 por ciento de los votos, o con el 40 por ciento, pero sólo si mantiene una distancia de 10 puntos con respecto al segundo lugar.

En caso de no lograr este porcentaje, Scioli tendrá que enfrentarse en una segunda vuelta prevista para el 22 de noviembre con Mauricio Macri, el derechista jefe de gobierno de Buenos Aires y candidato de la alianza Cambiemos, que ocupa el segundo lugar en las encuestas.

Frente al temor de que el candidato de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner logre un triunfo en primera vuelta, sus rivales ya realizaron denuncias anticipadas de fraude.

En las pasadas elecciones primarias de candidatos, realizadas el 9 de agosto, Macri afirmó desde temprano que había robo de boletas en las casillas porque el oficialismo estaba planeando un fraude.

Sus denuncias fueron replicadas durante toda la jornada por los políticos de su partido, pero al final quedó en evidencia que sólo se trataba de una estrategia para deslegitimar los comicios ante la victoria de Scioli, porque no hubo reclamos formales ni presentación de pruebas ante las autoridades electorales.

Las acusaciones se replicaron la semana pasada, luego de que las elecciones para gobernador en la provincia de Tucumán que ganó el candidato oficialista y ex ministro de Salud, Juan Manzur, con el 54 por ciento, frente al 40 por ciento obtenido por José Cano, candidato de una alianza opositora.

La quema de urnas y el reparto de bolsas de comidas que hubo durante la jornada electoral fue el pretexto para que la oposición reiterara denuncias de fraude y exigiera apertura de urnas y nuevo conteo de votos.

También impulsaron una protesta masiva en la Plaza Independencia de Tucumán que fue reprimida con balas de goma y gases lacrimógenos, lo que le valió el cargo al jefe de la Policía local, Dante Bustamante.

En medio del debate nacional por las irregularidades de los comicios provinciales, Macri y otros dos candidatos presidenciales, Sergio Massa y Margarita Stolbizer, se reunieron de manera inesperada para reclamar transparencia en las elecciones generales.

Massa incluso propuso modificar el sistema electoral para implementar la boleta única o el voto electrónico, pese a que faltan menos de dos meses para las elecciones.

Scioli, por su parte, respondió a los opositores que sólo están anticipando un fraude porque saben que van a perder y no quieren reconocer que la mayoría de los ciudadanos seguirá apostando el kirchnerismo.