Muestra museo en Nueva Orleans otra historia de reconstrucción

Un pequeño y humilde museo ubicado en el barrio de Nueva Orleans más afectado por el paso del huracán Katrina, expone la historia de los 10 años de reconstrucción de la ciudad que no se cuenta en los discursos oficiales.

El Museo Viviente del Distrito Noveno Bajo (Lower Ninth Ward Living Museum), exhibe con fotografías, documentos e historias orales, cómo a lo largo de la última década esta vecindad ha sido el ejemplo de una lenta y frustrada recuperación.

El museo muestra lo rico y vibrante que era esta vecindad poblada en un 98 por ciento por afroamericanos, antes de que quedara cubierta por seis metros de agua tras el paso de la tormenta, y exhibe cómo ahora se ha quedado prácticamente desolada, luchando por su supervivencia.

La zona, localizada al sureste del centro de Nueva Orleans y del distrito turístico del "French Quarter", es ahora una sombra de lo que fue antes del huracán.

De acuerdo con datos de la Oficina del Censo, en el año 2000, unas 14 mil personas vivían en el "Lower Ninth Ward" y para el año 2010, su población se había reducido a menos de tres mil habitantes.

El Distrito Noveno Bajo tenía uno de los índices más altos de residentes afroamericanos propietarios de vivienda en todo el país antes de Katrina.

Sin embargo, ahora sólo el 37 por ciento de las familias que vivían aquí antes de Katrina ha regresado al barrio, en comparación con más del 90 por ciento en otras zonas de la ciudad.

Mientras que el resto de Nueva Orleans se ha recuperado en gran medida, las heridas dejadas por la tormenta continúan abiertas en este sector.

La mayoría de los cuadros del Distrito Noveno Bajo tienen pocas casas y abundan los lotes invadidos por las hierbas.

De las cinco mil 300 casas que existían antes de Katrina, sólo mil 200 han sido reparadas y una buena parte del resto han sido demolidas.

El retorno de los residentes fue obstruido durante algunos años por la negación de acceso a la propiedad bajo raspones de salud, como el moho y las termitas en las casas, además de la ausencia prolongada del servicio de agua y electricidad, y la preocupación por la reparación de diques adecuados.

Las heridas de Katrina se palpan ahora en algunas de sus consecuencias. Tras el huracán fueron destruidos cuatro grandes complejos de vivienda pública y desapareció el 75 por ciento de los apartamentos accesibles para personas de bajos recursos.

Desde el paso de la tormenta, la renta de la vivienda se ha incrementado en un 40 por ciento en promedio a lo largo de Nueva Orleans.

El número de personas sin casa en Nueva Orleans es ahora cuatro veces más que antes de Katrina y uno de los más altos de todo el país.

Actualmente en el Distrito Noveno Bajo no hay ningún supermercado ni tienda de comestibles, ni tampoco farmacia y muy pocos restaurantes.

De las siete escuelas públicas que existían antes del paso del huracán, solo una ha reabierto.

Gran parte del sistema escolar público de Nueva Orleans ha sido transformado para ser atendido ahora por instituciones privadas bajo contrato con el estado y la ciudad.

El visitante del museo se entera de estos datos a través de las exhibiciones en sus paredes, pero también al observar el vecindario durante el recorrido para llegar a él, al estar ubicado en el corazón del barrio.

El museo fue fundado por Caroline Heldman, una doctora en Ciencias Políticas y por Ian Breckenridge-Jackson, un sociólogo, y abrió sus puertas en agosto de 2013, en respuesta a la lenta reconstrucción del Distrito Noveno Bajo y para celebrar la vibrante historia y la cultura de este barrio.

La institución ocupa una casa sencilla casa cuyo propietario decidió no regresar a la ciudad después del huracán, y es sostenido con recursos de sus fundadores y de donaciones, tras haberse constituido como una organización sin fines de lucro.

El pasado jueves, el presidente estadunidense Barack Obama visitó el Distrito Noveno Bajo para emitir aquí su discurso sobre "la extraordinaria capacidad de recuperación" de Nueva Orleans, justo 10 años después de haber sido devastada por Katrina.

Obama habló dentro del nuevo Centro de Servicios Múltiples Andrew P. Sánchez & Copelin-Byrd, una moderna instalación donde se ofrecen actividades deportivas y recreativas, así como cursos educativos.

El presidente utilizó la construcción del centro en este barrio como un ejemplo de la recuperación de la ciudad.

Heldman, la cofundadora del museo, consideró la visita del presidente como "un insulto a la vecindad".

"Él utilizó la única instalación que ha sido construida nueva en el barrio para venir a marcar una recuperación que no existe", dijo.

"No se puede hablar de recuperación y reconstrucción, cuando uno de cada tres residentes de este barrio no ha regresado", afirmó.