Convocan organizaciones a construir reforma integral para el campo

Organizaciones integrantes del movimiento "El Campo es de Todos" convocaron al gobierno federal a construir una reforma estructural para el campo integral e incluyente, con la cual se logre el desarrollo del sector.

En rueda de prensa, representantes de estas organizaciones campesinas apuntaron que con independencia del reciente cambio de funcionarios en las dependencias federales del sector, lo importante es lograr un cambio en la dirección de las políticas públicas aplicadas al campo.

Precisaron que las organizaciones que integran el movimiento "El Campo es de Todos" han evitado ser contestatarios y privilegian la presentación de propuestas para sacar al sector de la pobreza, marginación y desigualdad en que vive, en vez de realizar movilizaciones.

A nombre del movimiento, el líder de la Unión General Obrera, Campesina y Popular (UGOCP), Luis Gómez Garay, hizo un balance de los tres primeros tres años de gobierno de la actual administración federal.

Expresó que a unos días de que se cumpla la primera mitad del sexenio, el gobierno federal impulsó un conjunto de reformas estructurales para modernizar sectores estratégicos, impulsar el desarrollo nacional y actualizar las bases del crecimiento durante las siguientes tres décadas.

Sin embargo, dijo, para las organizaciones campesinas el incremento en los índices de pobreza y la desigualdad en la distribución de la riqueza no permite suponer que los resultados de estas reformas sean evidentes o notorios para un importante sector de la población.

Sostuvo que los campesinos siguen enfrentando los mismos rezagos por equivocadas políticas públicas aplicadas al campo.

Frente a esta situación, las organizaciones que conforman el movimiento El Campo es de Todos manifestaron que en el país es necesario y posible un campo diferente, donde se reconozca el carácter multifuncional del sector rural, su alta heterogeneidad, asimetrías y potencial regional, humano y tecnológico.

Ratificaron su demanda de una reforma estructural del campo, integral, incluyente y progresista, que "sacuda de fondo los profundos intereses y dogmas que como una pesada losa atan el desarrollo del sector y condenan a las comunidades rurales y a sus pobladores a vivir en la pobreza y la marginación".

Las organizaciones campesinas sostienen que es posible desarrollar integralmente al campo mexicano si se afronta el reto de desterrar las viejas fórmulas que lo han conducido al estancamiento productivo y arrojado a la pobreza y marginación a miles de personas.

"Hoy a la mitad del camino, reiteramos nuestro convencimiento de que es posible construir un campo diferente", añadió al subrayar que con respeto a las libertades democráticas se puede lograr el desarrollo integral del campo.

Por ello, convocaron al gobierno para que, en un marco de participación incluyente y democrática, se construya la reforma estructural para el campo que le abra una nueva realidad y se revierta el estancamiento social y productivo del sector.

El movimiento "El Campo es de Todos" está conformado por la UGOCP, la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, Movimiento Nacional (CNPA-MN), la Central Campesina Cardenista (CCC), la Red Mocaf, Fed Rural y el Barzón, entre otras organizaciones.