Redes robustas, reto de operadores para Internet de las Cosas

Si bien el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es una tendencia tecnológica que traerá importantes beneficios en términos económicos y sociales, su implementación requiere redes robustas que puedan soportar una mayor cantidad de tráfico.

En opinión de la firma Nokia Networks, "las redes móviles actuales están optimizadas principalmente para el tráfico de smartphones, las aplicaciones IoT traerán nuevos requerimientos para la infraestructura de red, tales como un mayor número de dispositivos conectados y distintos patrones de tráfico".

De acuerdo con estimaciones de la asociación GSMA, en 2020 existirán al menos mil millones de conexiones móviles máquina a máquina (M2M) relacionadas con carros conectados y flotillas; seguridad pública; conectividad y TI; consumo y hogar; ciudades inteligentes; servicios y retail; medicina, salud y bienestar; servicios públicos, y medioambiente e industria.

Al prever este futuro, la firma lanzó una solución de conectividad que permite a las redes LTE existentes estar listas para IoT, con lo cual los operadores pueden adelantarse y preparar sus redes 4G LTE existentes, para las oportunidades de negocios de la nueva era y el tráfico M2M correlacionado.

"Esta nueva solución aumenta en 35 por ciento la eficiencia operacional comparada con la red anterior y proporciona una mejor utilización del CPU hasta en 40 por ciento. Gracias a esta nueva solución, los operadores pueden habilitar miles de dispositivos IoT, algo que no puede ser logrado hoy por otra tecnología", concluyó.