Sistema montañoso de los páramos, larga tradición andina venezolana

Con extensas costas frente al Caribe, Venezuela es un país orgulloso de su posición caribeña, pero el sistema montañoso de los páramos, donde la nieve domina las cimas que son cruzadas por los cóndores de la región, le recuerda a los venezolanos su larga tradición andina.

El páramo andino está comprendido por las cordilleras de los estados de Mérida, Táchira, Trujillo, Apure, Barinas, Lara y Zulia, donde se observan las mayores elevaciones del país, un clima frío y amplias extensiones labradas que marcan su actividad económica agrícola.

En el estado de Mérida, limítrofe con Colombia, que posee uno de los sistemas de funiculares más largo del mundo, concentra las principales sierras enclavadas como un tesoro orográfico y sus alturas, además de zonas turísticas, atrae a los amantes de la astronomía.

Las sierras Nevada y la Culata son las más importantes del sistema, junto con las del vecino Trujillo y Santo Domingo, en el estado Táchira. La red montañosa conforma igualmente parques nacionales, con lagunas de sorprendente belleza.

El clima de los páramos venezolanos es frío, con los picos dominados por nieve, lo que dibuja escenas para postales que parecieran ajenas al clima tropical del país.

Los páramos ocupan alrededor de dos mil 660 kilómetros cuadrados en el país, dentro de un sistema que abarca los andes suramericanos.

Aproximadamente el 75 por ciento de la cordillera paramera se encuentra en Mérida, una región caracterizada, además de sus tierras cultivadas, por el movimiento generado alrededor de la Universidad de Los Andes.

Alrededor del 79 por ciento de la superficie de los páramos en Venezuela se encuentra dentro de áreas protegidas como parques nacionales y monumentos naturales, lo que abarca unas 238 mil hectáreas. En la región se encuentran 11 parques nacionales, incluyendo a las sierras Nevada y La Culata.

La escena en los páramos está dominada por los frailejones, especies vegetales que pertenecen al género de Espeletia. Además de los frailejones, hay muchos géneros y especies vegetales endémicas del páramo.

La carretera trasandina, que fue inaugurada en 1925 por el dictador Juan Vicente Gómez, remonta la cordillera hasta una altura de cuatro mil 118 metros sobre el nivel del mar.

El tramo carretero comienza en las explanadas llaneras de Barinas y termina en el llamado Collado del Nido del Cóndor, que es popularmente conocido como el Pico El Águila.

Para llegar a la cima, el camino atraviesa una de las mayores zonas agrícolas del país, con sembradíos de hortalizas a ambos lados del tramo.

La Sierra Nevada comprende los estados Mérida y Barinas. Fue decretado parque nacional desde el 2 de mayo de 1952.

En la Sierra Nevada la mayoría de los sitios turísticos se encuentran por encima de los cuatro mil metros de altitud. En algunas zonas de Mérida se encuentras extensiones que bajan hasta los dos mil 500 metros.

En la Sierra Nevada está la máxima elevación del territorio venezolano, el Pico Bolívar, a cuatro mil 978 metros de altura sobre el nivel del mar.

La aventura de llegar a la cúspide tiene como acompañante el sistema teleférico de Mérida, que hace el trayecto más emocionante, pues los montañistas requieren de buen entrenamiento, equipos y experticia para escalar si escoge el ascenso a pie. En temporada de lluvias es necesario llevar equipos para nieve y el hielo.

El sistema de funiculares está actualmente en mantenimiento y su reapertura es frecuentemente anunciada por las autoridades.

En la cordillera de Mérida, la mayor parte de la población es campesina, con pequeñas unidades de producción agrícola, cuyo origen es el resultado del mestizaje entre españoles descendientes de la colonización e indígenas de la zona, así como inmigrantes más recientes de descendencia directa española.

Su principal actividad económica es la agricultura, con la que cubren sus necesidades básicas y producen además para el intercambio comercial. En las cosechas predominan la papa, zanahoria, calabacín, brócoli. En la zona puede encontrarse también ganadería bovina.

Por su formación orográfica, Mérida es considerado un estado propicio para el turismo y es la región de montaña que más movimiento tiene en este sentido. Es considerado además patrimonio cultural, por su clima y su gran biodiversidad.

Parte de la carretera trasandina avanza paralela al río Chama, el más importante de Mérida, el cual se formó hace más de 10 mil años por un glacial que fue desviando su cauce, originando lo que actualmente se conoce como la Laguna de Mucubají, en las depresiones de la serranía.

En el Valle de Mifafí está el páramo La Culata, situado a tres mil 634 metros de altura. Es considerado el hogar del cóndor de Los Andes, el ave más grande y pesada del mundo. Este es un valle rocoso y helado, lo que confirma un ecosistema adecuado para aves carroñeras.

La Culata comprende los estados Mérida y Trujillo y fue decretado parque nacional el 7 de diciembre de 1989. La temperatura en la zona puede bajar hasta -2.0 grados centígrados.

La zona alberga especies animales como la lapa, el jaguar, el oso frontino, el cachicamo, además del cóndor de Los Andes.

El Pico El Águila es además el punto más alto de la carretera trasandina y la cima pavimentada más alta de Suramérica. En los meses de agosto y septiembre se precipitan nevadas que cubren de blanco las montañas, dibujando un panorama de mayor atractivo.

El páramo merideño guarda también en cada rincón un poco de historia, que se ha inmortalizado en plazas y monumentos.

Así en el pueblo de Apartadero se encuentra una estatua en homenaje a la "Loca Luz Caraballo", quien según la leyenda, señaló a los ejércitos españoles otra ruta, de manera que no dieran caza al Libertador Simón Bolívar, durante su epopeya del cruce de los Andes.

En las esquinas de la localidad los visitantes encuentran niños que relatan con entusiasmo la historia. El pueblo mantiene vivo su fervor religioso gracias a una capilla de piedra construida por un artista de la región, en honor a la virgen de Coromoto.

En la población de Mucuchíes, que significa en lengua indígena "Lugar frío", en la Plaza Bolívar se encuentra el monumento al Indio Tinjaca y al perro Nevado, dos de los acompañantes de Bolívar en su Campaña Admirable.

Estos perros, de raza Mucuchíes, son animales robustos, de tupido pelaje y una altura de 60 centímetros. Por la apariencia adorable y fama de esta raza, los habitantes de la zona suelen cruzarlos para obtener crías, a fin de venderlos a los turistas.

Es frecuente encontrarlos en los monumentos como exhibición, con un cambio de guardia diario.

Los pobladores relatan que siete perros de esta raza y cuatro personas se turnan para realizan la exhibición en el monumento. Los encargados piden a los turistas una colaboración para la manutención de los animales, que suelen consumir hasta tres kilos diarios de alimento.

Cuando hay cielo despejado, los turistas pueden visitar el Centro de Investigaciones de Astronomía (CIDA), a pocos kilómetros de Apartaderos.

Tiene cuatro observatorios astronómicos abiertos al público, donde en la noche se puede disfrutar la grandiosidad del cosmos.