Katrina mostró a EUA importancia de tener a México como vecino: cónsul

El huracán Katrina, que hoy hace 10 años devastó a Nueva Orleans, demostró a Estados Unidos la importancia de tener como vecino a México, el país que más colaboró en su reconstrucción, aseguró el cónsul Ramón González Jameson.

La comunidad mexicana ha sido la que más ha contribuido a la reconstrucción de Nueva Orleans, señaló enfático el diplomático, quien añadió: "al mexicano se le quiere por lo que hizo".

Tras el paso de Katrina, miles de inmigrantes mexicanos llegaron a Nueva Orleans para realizar trabajos de remoción de escombros, limpieza y construcción, y muchos de ellos se quedaron a vivir en esta ciudad.

El cónsul adelantó que el gobierno de la ciudad planea reconocer y homenajear en forma permanente la contribución de los inmigrantes mexicanos en la reconstrucción de Nueva Orleans, con la colocación de una fuente en un parque o plaza pública.

El proyecto ya está algo avanzado, comentó González Jameson, quien consideró que podría aprovecharse para ello una fuente donada a la ciudad por el central estado mexicano de Querétaro, que no fue instalada y permaneció extraviada por más de tres décadas.

El alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, está consciente de la importancia de la comunidad mexicana, aseveró el cónsul, quien reconoció la buena disposición del munícipe para impulsar proyectos que beneficien a los migrantes.

Unos 40 mil mexicanos residen actualmente en Nueva Orleans, con lo que igualaron a lo largo de la última década a la comunidad hondureña, que tradicionalmente había sido el grupo de migrantes más numeroso de la ciudad.

La inmigración mexicana en Nueva Orleans "es nueva y vibrante", además de que se le reconoce su labor aquí, sostuvo González Jameson.

Los mexicanos en Nueva Orleans provienen de todas las entidades del país y no existe aún algún grupo en particular que se distinga, y debido a su reciente llegada, tampoco se han organizado aún en clubes o casas de migrantes.

González Jameson, cuyo tatarabuelo Manuel González Flores fue presidente de México (1880 a 1884), llegó a Nueva Orleans en agosto de 2013, a dirigir un consulado considerado histórico.

El consulado en Nueva Orleans fue el primero que México abrió en el mundo en 1824, apenas tres años después de haber obtenido su independencia.

Durante el siglo XIX, Nuevo Orleans mantuvo fuertes lazos comerciales con México, al facilitarse los intercambios por la vía marítima con entidades como Yucatán, Veracruz y otras.

Sin embargo, en 2005, cuando Katrina azotó esta ciudad, México tenía tres años de haber cerrado su consulado, en un esfuerzo de optimización de recursos al ser distribuida su jurisdicción entre las sedes diplomáticas de Houston y Atlanta.

La afluencia de mexicanos a Nueva Orleans, tras el paso del huracán, provoco que México reabriera su consulado en abril de 2008, con una jurisdicción que abarca los estados de Luisiana y Misisipi.

González Jameson dijo que la legación, que cuenta con 18 empleados, cuatro de ellos diplomáticos de carrera del Servicio Exterior Mexicano, atiende a diario a unas 100 personas que demandan diversos servicios consulares, como trámite de documentos y de protección, entre otros.

Además de sus labores regulares, el consulado está especialmente activo en el área cultural, con una sala dedicada a exhibir muestras y exposiciones artísticas. Un total de 21 muestras y eventos culturales se efectuaron en 2014, mientras que este año ya van 28.

De hecho, la noche del viernes se inauguró la exposición fotográfica "Novia del Mar", una muestra de 52 imágenes captadas por la fotógrafa Aura Maury, originaria del sureño estado mexicano de Campeche.

Maury es una de las artistas invitada por el consulado a exponer por primera vez en público su trabajo, consistente en una serie de fotografías que homenajean a la naturaleza, en especial al mar.

La tradición del consulado, afirmó González Jameson, es abrirle las puertas a los nuevos talentos artísticos mexicanos para que vengan a exponer y mostrar su trabajo en esta ciudad, que posee una antigua y rica tradición cultural, con múltiples galerías.