Preocupa a CIDH deportación de colombianos desde Venezuela

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se manifestó hoy "profundamente" preocupada por las "arbitrarias" deportaciones colectivas de colombianos que habitan en situación irregular en la frontera con Venezuela.

Para la CIDH es sumamente preocupante la situación que están enfrentando los colombianos que viven o vivían en el estado de Táchira tras la declaratoria del estado de excepción y el cierre de la frontera por parte de Venezuela, dijo el comisionado Felipe González.

González, relator sobre los derechos de los migrantes de la CIDH, dijo que la información que han recibido apunta a que estas deportaciones se estarían realizando de forma arbitraria, "sin que se respetasen garantías del debido proceso migratorio".

"La forma en la que se están llevando a cabo estas deportaciones indica que a estas personas se les están violando múltiples derechos humanos y que están siendo expulsadas de forma colectiva, algo que es completamente contrario al derecho internacional", añadió.

En una declaración difundida en esta capital, la CIDH urgió a Venezuela a detener cualquier expulsión "colectiva, arbitraria, y/o sumaria".

Asimismo, pidió al gobierno de Caracas garantizar que cualquier migrante en situación irregular tenga acceso a un procedimiento que cumpla con las garantías de debido proceso antes de ser deportado, y que proteja el principio de unidad familiar.

La CIDH pidió además la adopción de medidas para respetar todos los derechos de las personas afectadas, como el de vivir libres de toda forma de discriminación y violencia, e instó al gobierno venezolano a abstenerse de destruir las propiedades de los expulsados.

Las deportaciones estarían siendo realizadas por miembros de las fuerzas armadas venezolanas, en cumplimiento de una orden dada por el presidente Nicolás Maduro.

El mandatario venezolano decretó un estado de excepción en varios municipios de Táchira, y el cierre de la frontera por un periodo de 60 días desde el pasado 22 de agosto.

Dicho decreto habría sido adoptado en respuesta a un enfrentamiento ocurrido el pasado 19 de agosto entre miembros de la Guardia Venezolana y presuntos contrabandistas o paramilitares colombianos, con un saldo de dos militares muertos.

Como parte del estado de excepción, Maduro ordenó el envío de más de mil 500 tropas adicionales a Táchira para buscar casa por casa a los responsables del tiroteo.