Federico Gama expone su visión sobre el fenómeno Guadalupano

Con el propósito de capturar el fenómeno guadalupano en México, el fotógrafo mexicano Federico Gama inició hace ocho años un proyecto del cual deriva la exposición "12D", que presenta en la Fototeca Nacional, de Pachuca, Hidalgo.

La idea principal de Gama es capturar en 12 años, el día 12 del mes 12, durante 12 horas, a los jóvenes marginales que recurren a la Virgen como intercesora. Una selección de fotografías de este trabajo se exhibe a la Sala Nacho López de la Fototeca Nacional, donde permanecerá hasta el 4 de octubre.

La colectiva está integrada por 24 retratos, entre individuales y colectivos, que revelan rostros, posturas; símbolos en apariencia inconexos que reflejan cierta devoción indócil, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en un comunicado.

Detalló que en más de 25 años de trayectoria, Gama ha vinculado su trabajo con la captura de las identidades juveniles, la vida urbana y las historias forjadas por la migración y la peregrinación, adquiriendo con ello una mirada antropológica de los sucesos.

"12D" gira sobre los tres ejes que han caracterizado la obra de Gama: la identidad, la vestimenta como una forma de expresión y las migraciones culturales, es decir, "cómo viaja, se transforma y se transmite la cultura", detalló el fotodocumentalista en la inauguración de la muestra.

"Mis proyectos fotográficos están vinculados a las juventudes. '12D' parte de una figura que siempre aparecía en series anteriores: la Virgen de Guadalupe. Su imagen se cruzaba una y otra vez como un elemento de identidad nacional, pero también como una fuente de afinidad de ciertos grupos muy específicos, diversas tribus urbanas, suburbanas y rurales", expresó.

Para Federico Gama, miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, la fotografía documental puede partir del asalto, de tomar in fraganti a la persona.

Sin embargo, en su posición de fotógrafo, él prefiere que el individuo se sienta a gusto con su imagen, con lo que proyectan. "Yo no quiero sorprender a estos jóvenes, y además me interesa mucho la dignidad del ser humano que está enfrente".

En varias de las fotografías que integran la exposición, el público se confrontará con miradas y actitudes desafiantes, pero casi todas ellas discurren en un contexto de camaradería, de una hermandad escasamente comprendida por la sociedad.

"Estos jóvenes son de alguna manera marginales y a la vez muy contraculturales. Me interesan porque es en ellos, en sus expresiones, en su modo de vida, donde está presente esta idea de la identidad mexicana que me importa reflejar", concluyó.