Fiscalía de Yucatán tendrá nueva área para unidad antisecuestro

La Fiscalía General del Estado (FGE) contará este año con una nueva área destinada a su unidad antisecuestro y que servirá para ampliar las capacidades de la policía cibernética de esta entidad.

El titular de la dependencia estatal, Ariel Aldecua Kuk, añadió que aún está por definirse el monto total de la inversión que requerirá la obra física, así como el equipamiento, pero adelantó que los trabajos se realizarán en las inmediaciones del edificio que hoy ocupa la Fiscalía, en el anillo periférico.

"La obra debemos concluirla este mismo año y forma parte de las acciones encaminadas a ampliar nuestra capacidad de respuesta ante delitos como el secuestro y aquellos relacionados con el uso de herramientas tecnológicas como el Internet", expuso.

Aclaró que en Yucatán el delito de secuestro no tiene la incidencia y los niveles de otras entidades del país, pero el contar con una Unidad Antisecuestro forma parte de los compromisos que ha adquirido la entidad con las políticas nacionales en materia de seguridad pública.

De igual modo, sostuvo que si bien con la obra que anunció la Policía Cibernética contará con más y mejores herramientas para hacer su trabajo, la prevención es la mejor forma de evitar verse involucrado en este tipo de delitos.

"Es importante que los padres de familia estén pendientes de las páginas que checan sus hijos, con quienes interactúan y no dejar pasar cualquier cambio en su conducta", precisó en entrevista.

Dijo que, además de infraestructura, la Fiscalía también canaliza una importante cantidad de recursos a la capacitación de su personal, en especial en el tema de investigación pericial y criminalista de cara a la implementación del nuevo sistema de justicia penal acusatorio.

El funcionario estatal recordó que ese nuevo sistema debe operar en todo el país a más tardar en junio del próximo año, pero en esta entidad ya opera al 100 por ciento desde este año.

Empero, aclaró que aún hay obras pendientes como la construcción de nuevas salas para realizar los juicios de oralidad y ampliar la capacidad de atención del aparato de justicia yucateco, tanto en la capital como en algunos municipios del interior del estado.