Investigadora analiza el proceso creativo de Alberto Villareal

La investigadora Rocío Galicia, del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Teatral Rodolfo Usigli (Citru), analizó el proceso creativo del montaje "El Lado B de la materia", del director Alberto Villareal.

Los detalles de esta investigación se dieron a conocer en una charla en la que participaron Rocío Galicia y el escritor David Alejandro Martínez en la Sala CCB del Centro Cultural del Bosque, informó en un comunicado el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Como resultado del ejercicio obtuvo una bitácora, descrita como un "collage escénico", en la que documenta las sesiones del director y además cuenta con una reflexión la cual pretende ser leída por estudiantes de teatro y personas interesados en saber cómo se trabaja en el teatro contemporáneo.

Esta investigación podrá ser consultada en un volumen, que contendrá bocetos y el libreto de dirección, en una coedición entre el Citru y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) que estará disponible a finales de este año.

Rocío Galicia, especialista en literatura dramática y teatro, señaló que para documentar este proceso y observar cómo se modifican las ideas, asistió a todos los ensayos de la obra que fueron de junio a agosto del 2013.

La investigadora destacó que Alberto Villarreal, al ser dramaturgo, director y pensador del teatro, hace que sus propuestas se distingan de otras producciones por ofrecer una reflexión profunda y autorreferencial.

Comentó que el director se encuentra en "un momento creativo muy interesante. Si bien es un creador bastante joven, está en una etapa de madurez con un montaje que por sus características se vuelve muy interesante al poner en juego apuestas actorales".

Este proyecto crea una nueva línea de estudios sobre el trabajo creativo de una puesta en escena, asimismo trata de cambiar la creencia de que el trabajo de un investigador teatral es oscuro, denso y aburrido, añadió.

Finalmente, Galicia aseguró que "el trabajo de campo revitaliza la mirada, sentirse parte del hecho escénico es importante y en ´El lado B de la materia´ fui, como dicen los etnógrafos, una observadora participante, una acompañante en el viaje creativo".