Protagoniza la vainilla ópera prima de la escritora Tania Koster

La vainilla es una especia de la cual deberían estar orgullosos los mexicanos, pues se trata de una flor que tiene su cuna en la cultura totonaca, expresó Tania Koster, quien recientemente publicó el libro "Corazón criollo".

Se trata de la ópera prima de Koster, en la que da cuenta de una historia que tiene como hilo conductor la vainilla y que se presentará a finales del mes de julio, informó la autora a Notimex.

En entrevista, la escritora, quien también se dedica a la gastronomía, señaló que "Corazón criollo" es una novela gastronómica y cultural que surgió luego de que leyera un libro-reportaje sobre la vainilla, publicado por un periodista británico.

"Cuando terminé el volumen, consideré que hacía falta una historia alrededor de la vainilla e incluir el aspecto emocional, así que, casi en seguida, comencé a narrar la novela", expresó.

Además, dijo, tiene tintes gastronómicos porque la actividad es un arte y una manifestación cultural presente en casi todas las festividades mexicanas, en las cuales toma una gran importancia simbólica.

A través de 218 páginas, divididas en cuatro partes: "Corazón criollo", "En el jardín de la vida y de la muerte", "La flor escondida" y un epílogo -en el que la autora compartió recetas dulces y saladas donde se utiliza la especia-, se cuentan las leyendas e historias en torno a la vainilla.

Detalló que en la primera parte se ubica al personaje principal en unas islas del canal de Mozambique, donde éste descubre la vainilla y comienza a conocer sobre los antecedentes de la especia.

La segunda parte transcurre 12 años más tarde, cuando el personaje en Nueva York, donde su sitúa por cuestiones laborales, es invitado a visitar una plantación de vainilla ubicada en México. Ahí descubre la cultura de la especia: la civilización Totonaca, que conoce a través de monumentos prehispánicos ubicados en el país.

El desenlace se ambienta en Francia, país en que el personaje principal entiende cuál ha sido la influencia de la vainilla en su vida, refirió Koster.