Elsa Medina recibirá Medalla al Mérito Fotográfico por su trayectoria

La fotoperiodista mexicana Elsa Medina (1952) recibirá este jueves, en Pachuca, Hidalgo, la Medalla al Mérito Fotográfico por su destacada trayectoria, que otorga el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) a través del Sistema Nacional de Fototecas.

El reconocimiento será entregado a la fotógrafa que se ganó un lugar en el fotoperiodismo mexicano por la calidad de sus tomas, muchas de ellas icónicas. "Como fotógrafo, sabes cuándo traes 'la foto'. Es algo que sientes. Cada disparo es como un boceto. Aunque creo que ahora se abusa del disparo de la cámara", aseguró la artista en declaraciones difundidas por el INAH.

La fotógrafa que por años militó en las filas del periódico "La Jornada" y algún tiempo en "El Sur" de Guerrero, aseguró que "la fotografía ha sido una manera de expresarme, una manera de dar mi opinión. Por ejemplo, en el periódico: esto opino, esto es lo que veo, aunque es una realidad parcial y manipulable".

A Elsa Medina le tocó una época dorada del fotoperiodismo a mediados de los años 80, cuando el poder de la imagen ocupó las planas principales de los periódicos y dejó de ser una mera acompañante de la nota escrita.

La maestra Medina aprendió de uno de los grandes, Nacho López, a tener una posición crítica ante la fotografía y ante uno mismo, él le enseñó que la perspectiva siempre parte de lo que somos, de juicios y prejuicios. "Para mí, el analizar esto era la posibilidad de ir más allá, de sobrepasar este límite.

"Cuando estás haciendo un trabajo y traes contigo un sentido, que se puede descubrir en el proceso del reportaje, te conectas y eso se nota en las imágenes. Podemos hacer buenos registros de lo que nos rodea, pero entrar más a la imagen y trascenderla es poder capturar esa parte intangible, indefinible, que también la compone", aseguró.

Aprender a conectarse quizá sea una de las lecciones principales que intenta brindar Medina en sus talleres de fotoperiodismo. Como reza la promoción de su curso, el aprendizaje parte de una "perspectiva crítica, comprometida y lúdica", adjetivos totalmente aplicables a la personalidad de la maestra.

A Elsa Medina, una mujer de humor ligero, gustosa, con amigos por doquier, la fotografía la ha hecho vivir y sobrevivir. Como ella misma dice: "Tu biografía se va marcando en las imágenes, por medio de ellas vas dejando una huella".

En su caso sería una estela en el mar, pues sigue embarcándose en su historia personal y ésta la llevará a Mulegé, Baja California Sur, donde el mar crea peculiares biografías de familia. Ella va en busca de un fragmento más de la suya. Elsa Medina se ha vuelto una cazadora de su propia sombra.