Culmina fiesta mundial del tango en Buenos Aires

El Festival y Mundial de Tango de Buenos Aires culminará mañana jueves con la final de una competencia de baile en la que solo serán coronadas dos de las 704 parejas que participan en representación de 42 países.

La fiesta anual del tango volvió a convocar en esta nueva edición a más de medio millón de personas que disfrutaron las eliminatorias o que se dedicaron a tomar clases, participar en las milongas y escuchar los recitales abiertos al público.

Durante dos semanas, Buenos Aires recordó a través de múltiples carteles que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró al tango como Patrimonio de la Humanidad por su inmenso aporte cultural que se ha expandido del Río de la Plata a los cinco continentes.

El plato fuerte fueron las eliminatorias de Tango de Pista y de Escenario que se realizaron en diferentes jornadas y en donde parejas de todas las edades se presentaron ante un jurado que decantó el número de participantes.

Motivados con el aplauso del público, los concursantes se vistieron de gala y cumplieron, cada uno con su estilo, el ritual de abrazarse, deslizarse por la pista en un círculo que sigue el sentido contrario a las agujas del reloj, y hacer paradas, cruces, adornos o giros.

El Festival y Mundial renovó el fervor por un baile en el que ellas, en su mayoría, cierran los ojos para dejarse llevar con mayor fluidez, mientras que ellos se concentran y mantienen en el rostro una seriedad que a veces se transforma en dramatismo acorde con las sufridas letras de los tangos más clásicos.

En esta ocasión, participaron parejas de Grecia, China, Colombia, Italia, Reino Unido, Rusia, Francia, Brasil, Estados Unidos, Corea, Japón y Chile que ya habían ganado las competencias preliminares que se realizan en el exterior.

A ellos se sumaron los participantes de una decena de provincias argentinas que concursaron en las eliminatorias nacionales y que lograron llegar al Mundial, y parejas de extranjeros que viajaron con la ilusión de participar por su cuenta.

De las 704 parejas que desfilaron, solo dos podrán presumir sus coronas: una en el rubro de tango de Salón, que es el que se baila socialmente, y otra en el tango Escenario, que implica un mayor grado de dificultad porque es para espectáculos de alto nivel, con acrobacias incluidas.

Las personas que no compiten y bailan por puro placer tuvieron su espacio en las milongas acondicionadas especialmente para que expertos ofrecieran clases gratuitas y multitudinarias que fueron disfrutadas por adultos, viejos, jóvenes e incluso niños.