Madres con dieta sana reducen riesgo de cardiopatías en sus bebés

Las mujeres que lleven una dieta saludable, que incluya pescado, frutas, frutos secos y vegetales, antes y durante el embarazo podrían reducir el riesgo de que su bebé desarrolle un problema cardiaco, sugieren investigadores.

Los científicos hallaron un vínculo muy importante entre la alimentación rica en nutrientes de una futura madre y una menor tasa de anomalías cardiacas en sus bebés, por lo que recomiendan una dieta sana y el consumo de ciertos suplementos.

Un estudio que involucró a 19 mil mujeres embarazadas en Estados Unidos analizó la cantidad y la calidad de sus alimentos durante un año, con el objetivo de identificar el papel potencial de la dieta de las madres en la salud de sus hijos.

De acuerdo con los resultados de la investigación, publicados en Archives of Diseases in Childhood Fetal & Neonatal Edition, la mitad de las mujeres dieron a luz a bebés con problemas cardiacos y el resto tuvo hijos sin ningún tipo de cardiopatía.

Cuando los investigadores compararon las dietas de los dos grupos encontraron que las dietas maternales sanas estaban asociadas a menores posibilidades de que los pequeños presentaran defectos congénitos en el corazón.

Un 37 por ciento de las madres alimentadas saludablemente reportaron un menor riesgo de tener descendencia con Tetralogía de Fallot y 23 por ciento de ellas tenían menos posibilidades de que sus bebés nacieran con defectos del tabique auricular.

Ambas cardiopatías, que conllevan riesgos que pueden conducir a la muerte del bebé, son los tipos más comunes de anomalías congénitas que afectan a casi nueve de cada mil menores en Reino Unido, reportó la cadena británica de noticias BBC.

Los porcentajes fueron establecidos incluso después de tener en cuenta otros factores tales como el consumo de ácido fólico por parte de las madres y si éstas eran o no fumadoras.

"Este es un estudio interesante que pone de relieve la importancia de la dieta desde el principio de la vida. Una dieta saludable antes, durante y después del embarazo tendrá beneficios para la madre y su hijo", aseguró la Fundación Británica del Corazón (BHF).

Los expertos recomiendan también el consumo de ácido fólico para reducir el riesgo de defectos de nacimiento como la espina bífida, y de vitamina D para huesos y dientes saludables.