Cocineras comunitarias, corazón de la Cruzada Nacional Contra Hambre

Más del 57 por ciento de la población objetivo de la Cruzada Nacional contra el Hambre (CNcH) tiene garantizada su alimentación, gracias entre otras acciones, al trabajo voluntario de 70 mil cocineras y cocineros comunitarios, aseguró el subsecretario de Desarrollo Social y Humano de la Sedesol, Ernesto Nemer Álvarez.

Al realizar una gira de trabajo por Cuautitlán Izcalli, destacó que la política social de nueva generación avanza con paso firme y por el rumbo correcto, pues la Cruzada Nacional Contra el Hambre ha permitido llegar a donde nadie había llegado antes, para garantizar a los mexicanos más pobres, su derecho y acceso a la alimentación, enfatizó.

Al respaldar los resultados de la política social que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto y la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, Nemer Álvarez reiteró que de los siete millones de población objetivo en la CNcH, el 57.5 por ciento ha podido garantizar su alimentación diaria en los municipios más pobres del país.

"Gracias, entre otras acciones de colaboración, al servicio que prestan los casi seis mil comedores comunitarios, y donde la participación comprometida y solidaria de 70 mil cocineras y cocineros voluntarios ha sido fundamental y de gran valía para avanzar en este objetivo", reiteró.

El funcionario de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) entregó apoyos de los programas Adultos Mayores, Estancias Infantiles, Seguro de Vida para Jefas de Familia; Desarrollo de Zonas Prioritarias y Liconsa y se reunió con vocales y beneficiarios del programa Prospera que en la entidad beneficia a más de 559 mil familias.

Ahí reconoció que el reto de abatir la pobreza extrema alimentaria en el país es aún muy grande, pero paso a paso las acciones de la CNcH que implementa el gobierno federal, están permitiendo que la vida de millones de mexicanos se transforme para bien, tal y como lo muestran las evaluaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Después de recorrer la "Casa de día" para el Adulto Mayor, el subsecretario enfatizó que la política social contribuye a hacer efectivos los derechos sociales, elevando la calidad de vida de los mexicanos que menos tiene mediante acciones de acceso a la educación, a través de becas educativas para estudios superiores y capacitación para el acceso a proyectos productivos.

En ese sentido, Nemer Álvarez se mostró convencido de que la mejor manera de acabar con el ciclo de la pobreza generacional es el trabajo y la generación de ingreso y autoempleo, mediante el propio esfuerzo de los beneficiarios de los programas sociales, acciones que van más allá de una política asistencialista.

Cuautitlán Izcalli es un municipio al que se ha destinado un presupuesto de 375.4 millones de pesos para programas sociales desde el inicio de la actual administración federal, y en donde operan 25 comedores comunitarios que dan alimento a más de dos mil 600 personas.