Presidente de Guatemala rechaza acusaciones y descarta renunciar

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, rechazó hoy acusaciones de corrupción y volvió a descartar cualquier posibilidad de renunciar, como exigen centenares de manifestantes esta noche.

En un mensaje emitido en cadena nacional, el presidente negó acusaciones de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), dependiente de Naciones Unidas, y del Ministerio Público, que lo ligan con el esquema de corrupción denominado La Línea.

El mandatario rechazó asimismo la posibilidad de dimitir a su cargo, ante los escándalos de corrupción que el viernes pasado llevaron a la detención de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, por su implicación en la estructura de defraudación aduanera de La Línea.

Pérez Molina, quien sostuvo ser víctima de un embate político, pidió disculpas públicas a los guatemaltecos por la crisis política actual, derivada de casos de corrupción descubiertos y que han implicado a Baldetti y varios integrantes de su gabinete.

Baldetti fue detenida el viernes como parte de las investigaciones del grupo que defraudó a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), y la Fiscalía General solicitó retirar la inmunidad al presidente por su presunta vinculación con el caso de La Línea.

El mensaje fue emitido mientras miles de guatemaltecos se manifiestan en las calles de esta capital para exigir la dimisión del mandatario y el aplazamiento de las elecciones, a fin de que se aprueben reformas a la ley electoral y de partidos políticos que cierre espacios a dirigentes y funcionarios deshonestos.

Este domingo, medios locales informaron sobre las dimisiones de los ministros de Salud, Luis Monterroso, y de Finanzas, Dorval Carías, luego de que la víspera renunciaron los titulares de Economía, Sergio de la Torre, y de Educación, Cynthia del Águila.

Las renuncias de los ministros no habían sido aceptadas hasta este domingo por Pérez Molina, según medios de prensa.