Niegan a procesado en EUA ver a la hija que tuvo con secuestrada

La justicia estadunidense negó hoy a Ariel Castro, acusado de secuestrar y violar durante más de una década a tres jóvenes en su vivienda en Cleveland, Ohio, el derecho a ver a la hija que procreó con una de sus víctimas.

Asimismo, la corte dictaminó que Castro, de 52 años, es mentalmente apto para entender los cargos que se le imputan, así como para colaborar con sus abogados durante su defensa.

Al ser presentado en una corte en el Condado de Cuyahoga, el juez Michael Russo consideró "inapropiado" que Castro vea a la menor Jocelyn, de seis años, durante el proceso legal que enfrenta.

Durante la audiencia, Castro preguntó al magistrado en dos ocasiones sobre sus derechos de visita, que la fiscalía objetó al indicar que la petición iba en contra de una orden anterior que le prohíbe el contacto con sus víctimas.

Castro, de origen puertorriqueño, se declaró no culpable de los 329 cargos que se le imputan, y que incluyen secuestro y violaciones múltiples, así como asesinato agravado.

Las autoridades lo acusaron por secuestrar entre 2002 y 2004 a las jóvenes Amanda Berry, Georgina de Jesús y Michelle Knight, que al momento de ser plagiadas tenían 14, 16 y 20 años de edad.

El juez restringió las visitas al puertorriqueño y ordenó el monitoreo de sus llamadas telefónicas y correspondencia con sus familiares.

El fiscal Timothy McGinty dijo que el encausamiento en contra de Castro sólo cubre acciones criminales de agosto de 2002 a febrero de 2007, y anotó que presentará nuevos cargos el próximo 24 de julio.