Estudian comportamiento de la hipertensión arterial pulmonar

El Centro Nacional 20 de Noviembre, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), realiza varias investigaciones para conocer más acerca de la prevalencia y comportamiento de la hipertensión arterial pulmonar.

El cardiólogo pediatra adscrito a ese hospital, Humberto García Aguilar, detalló en entrevista que a la par, el ISSSTE trabaja con otras instituciones de salud pública para hacer un Registro Nacional de esta enfermedad incurable, degenerativa y discapacitante.

La cual, le cuesta al Estado alrededor de 80 mil dólares al año, dijo el especialista, en el marco del Séptimo Simposio de Hipertensión Arterial Pulmonar que se lleva a cabo en Quintana Roo.

El médico comentó que otra línea de investigación que este hospital desarrolla es en materia genética, para tratar de establecer un patrón de riesgo.

De modo que si un paciente con cierta mutación genética tiene alguna enfermedad del corazón deberá tener mayor seguimiento aun cuando haya sido dado de alta por una cirugía que corrija su cardiopatía, sostuvo.

García Aguilar comentó que además se investiga "con células madre, no como fuente de tratamiento sino como un pronóstico. Sabemos que en los pacientes con enfermedades cardiovasculares, la médula ósea ñlibera] células madre para tratar de reparar las lesiones de los vasos sanguíneos".

Además, se encontró que los pacientes que no tienen esa respuesta fallecen más rápido, por lo que el equipo de investigación trabaja para poder identificar algún tipo de células madre que después ayuden a crear una terapia.

Por otra parte, indicó que existen diversos tratamientos para la hipertensión arterial pulmonar, sin embargo en México el acceso es limitado porque no todos los hospitales tienen todos los medicamentos y en general hace falta más recursos.

No obstante, el cardiólogo pediatra expuso que en el hospital 20 de Noviembre se efectúa la septostomía auricular, procedimiento que consiste en hacer un orificio al corazón para liberar la sangre de lado derecho para que ésta pase al lado izquierdo.

Lo cual, permite quitar un poco de sobrecarga a lado derecho y aunque "el paciente se pone morado, ñ...] mejora su capacidad de ejercicio, su función ventricular", su calidad de vida y con ello, su esperanza de vida es de nueve años, en contraste con los nueve meses que tiene un enfermo con este padecimiento.

El procedimiento, que en el mundo es un puente para el trasplante de corazón y pulmón, se hizo en alrededor de 10 casos en el hospital del ISSSTE desde 2012.