Abona decisión del IFE a civilidad política y a eliminar tensión: PRD

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) consideró que la decisión del IFE de posponer el debate de un dictamen sobre gastos de la elección federal de 2012 abona a la civilidad política y permite analizar con más tiempo el documento.

Además, en un comunicado, el partido del sol azteca expuso que esa medida elimina la tensión por el proceso electoral del domingo próximo, "que ha generado un clima inaceptable de confrontación entre las fuerzas políticas".

El PRD llamó a los consejeros electorales a evaluar el Dictamen Consolidado de la Unidad de Fiscalización apegados a los criterios aplicables al proceso de fiscalización, pues el instituto "se juega su credibilidad" ante partidos y sobre todo ante los ciudadanos.

Para el PRD la democracia mexicana está ante la posibilidad de consolidarse y dar un paso adelante si el Consejo General asume su papel de árbitro imparcial en el análisis del dictamen, el cual prevé multas a la coalición que abanderó su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

En el mismo tenor, criticó que el titular de la Unidad de Fiscalización, Alfredo Cristalinas, aproveche la coyuntura para posicionarse como actor político, "cuando su labor debiera ser eminentemente técnica".

La víspera, en un hecho inédito, la votación del Consejo General del IFE se empató dos veces con cuatro consejeros que estaban a favor de que se abordara y sea aprobara el dictamen el mismo día, y cuatro en contra.

Debido a la falta del noveno consejero, que evitaría empates, el Consejo General no pudo tomar una decisión en uno u otro sentido y de acuerdo con el reglamento, el punto se pospuso para ser abordado en la siguiente sesión del Consejo General.