Desarrollo textil convierte energía solar y corporal en térmica

Una investigadora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) trabaja en el desarrollo de una tela térmica capaz de absorber la energía solar y convertirla en energía térmica, cuyo uso podría ser de beneficio en la industria textil.

La doctora Araceli Ríos Flores, también coordinadora del área de recubrimientos y vacío en la empresa Energía, Suministros e Instalaciones, dijo en una entrevista con la Agencia Informativa del Conacyt que el proyecto está en una etapa precomercial.

"Estamos por hacer el lanzamiento a finales de octubre o tal vez mediados de noviembre y lo haremos mediante una plataforma de crowdfunding en Estados Unidos para dar a conocer el nuevo producto", indicó la doctora, quien también pertenece al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel 1, del Conacyt.

"Se trata de una tela metálica con recubrimiento selectivo que es aplicable a prendas propias de las temporadas y regiones de frío", añadió.

La función de esta tela consiste en absorber la radiación solar y convertirla en calor, pero cuando no existe radiación solar, la tela puede reflejar el calor generado por el cuerpo, manteniendo al usuario en un estado de confort, explicó la investigadora.

Para lograr la cualidad de la tela, los desarrolladores trabajaron con materiales absorbentes, los cuales se aplican sobre todo a calentadores solares (de placa plana).

"Se hace un depósito sobre una lámina unida a una tubería de cobre y cuando pasa el agua a través de esa tubería, se genera el agua caliente", detalló Ríos Flores.

"Esa es la aplicación ya existente, nosotros lo que hicimos como innovación tecnológica fue aplicar esos materiales ya existentes a un textil, en consecuencia, lo que hicimos fue darle una nueva aplicación a los materiales absorbentes", agregó.

En la actualidad, dijo, existen prendas similares pero funcionan gracias a que tienen integrados los páneles solares, pequeñas celdas solares con el objetivo de conectar y cargar dispositivos electrónicos.

La investigadora mencionó que existen proyectos similares a nivel nacional, pero no aplicados de manera directa a lo que hace su proyecto, por lo menos no en cuanto a su aplicación en textiles.

"Sí hay desarrollos similares en cuanto al recubrimiento de tubos y eso es porque no se trata de materiales nuevos, sino materiales muy conocidos en realidad", expuso.

Los recursos para estos proyectos de investigación subsisten gracias a recursos propios de la empresa, mientras que otros cuentan con el financiamiento conjuntos entre la firma y el Conacyt, en específico por el Programa de Estímulos a la Innovación (PEI).