Afirman que Tebow conocía conducta violenta de Aaron Hernández

Cuando el ex ala cerrada de Patriotas de Nueva Inglaterra Aaron Hernández fue arrestado, sus abogados lo presentaron ante un juez como una persona que nunca había causado escenas de violencia, aunque el jugador de la NFL no es ajeno a ello.

Un reporte de 2007 de la policía de Gainsville, Florida, donde Hernández jugó en su etapa colegial con Lagartos de la Universidad de Florida, indica que el mariscal de campo Tim Tebow, su entonces compañero de equipo intervino en un altercado para frenarlo, pues conocía su forma de ser.

Hernández, entonces estudiante de 17 años recién ingresado a la universidad, golpeó a un empleado de un bar en la cabeza causándole una herida en el oído el 28 de abril de 2007, según el informe policial.

Cuando la policía no pudo encontrar a Hernánadez para interrogarlo sobre el altercado ocurrido al filo de la una de la madrugada, entonces entrevistó a Tebow, en la actualidad recién contratado por Patriotas.

De acuerdo al reporte una mesera sirvió a Hernández dos tragos que consumió y luego se rehusó a pagar y ahí fue cuando se inició el problema con un empleado del bar llamado Michael Taphorn.

Aaron Hernández dijo a la policía que Taphorn le comenzó a gritar en la cara y cuando se dio la vuelta él lo golpeo en el lado de la cabeza, por lo cual el hombre resultó con un herida en el oído.

Tebow declaró que vio el incidente e intervino urgiendo a Hernández a retirarse en forma pacífica y a que liquidara la cuenta.

La policia de Gainsville recomendó que se presentaran cargos de agresión contra el jugador, pero no está claro como fue resuelto el caso debido a que los récords juveniles de Hernandez están sellados, pues era menor de edad.

Tebow pidió que su testimonio fuera considerado como anónimo por temor a que su nombre apareciera involucrado en el conflicto.

Hernández, de 23 años de edad y de origen puertorriqueño, está acusado en Massachusetts del asesinato de Odin Lloyd de 27 años, un ex jugador semiprfesional de futbol americano.

El ex jugador de Patriotas se ha declarado inocente, aunque una jueza le ha negado la fianza y permanence detenido en la cárcel.

Las autoridades creen que el homicidio de Lloyd el 17 de junio pasado se derivó de lo ocurrido el pasado 14 de junio, cuando Hernández y Lloyd pasaron la noche en el club nocturno Rumor de Boston.

Según la fiscalía e Hernández estaba enojado por varios motivos, incluida una conversación de Lloyd con personas con las que el jugador tenía problemas.

Otros dos hombres han sido arrestados vinculados al caso. La policia también investiga los diversos tatuajes que Hernández lleva en el cuerpo, inclusive para determinar si pertenecía a alguna pandilla.