Pases irregulares y lavado de dinero enturbian al futbol argentino

Un escándalo por presunto lavado de dinero en transferencias de jugadores enturbió al futbol argentino, que vive acosado por la violencia en las canchas y por la crisis deportiva en los clubes más importantes del país.

La acelerada investigación de maniobras en el futbol que lleva a cabo el juez Norberto Oyarbide obligará a que en las próximas semanas se presenten ante los tribunales estrellas futbolísticas para que aclaren su posible participación en la red ilegal.

Diego Buonanotte, jugador del Granada (España); Jonathan Bottinelli, defensor de River Plate, y Federico Higuaín, mediocampista de Columbus Crew (Estados Unidos), deberán explicar cómo tramitaron pasaportes que resultaron falsos.

La falsificación de documentos oficiales es sólo una de las varias líneas que sigue Oyarbide, quien también investiga los millonarios pases al extranjero de Bottinelli, Sergio Agüero, Ezequiel Lavezzi, Javier Pastore, Mario Bolatti y Ricardo Álvarez, entre muchos otros.

La semana pasada el juez allanó y cerró las oficinas de Alhec Group, una empresa financiera que, según sospechas de la justicia, habría lavado dinero en las transferencias de 39 jugadores argentinos.

Alhec, una firma argentina con filiales en Uruguay y Chile, es propiedad de un ciuadano croata-argentino, Juan Kresimir Bielic, quien actualmente está prófugo de la justicia.

A mediados de junio pasado, Oyarbide ya había realizado decenas de allanamientos para indagar evasiones fiscales, fraude en clubes, triangulaciones ilegales en los pases de los jugadores y lavado de dinero.

Los operativos incluyeron la Asociación del Futbol de Argentina (AFA), y tradicionales clubes como Independiente, Argentinos Juniors, Racing y San Lorenzo, pero en las próximas semanas podrían ser revisados también Boca Juniors y River Plate.