Producción de agave aumenta con método en Tamaulipas

El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) logró aumentar la producción del agave en Tamaulipas, con el uso de la técnica de fertigación.

El procedimiento permitió reducir el tiempo de cosecha del agave tequilana Weber, pues en menos de cinco años se obtuvieron piñas aptas para la industria del tequila, jarabes, inulina y biocombustibles, destacó el investigador Lamberto Zúñiga Estrada.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el especialista explicó que la fertigación consiste en aplicar de manera simultánea agua y nutrimentos mediante un sistema de riego presurizado, por goteo.

El científico del Campo Experimental Las Huastecas detalló que esto se hace con alta frecuencia y de forma uniforme para humedecer el suelo donde la raíz es más activa, lo que permite que el agua y el fertilizante se usen de manera eficiente por la planta.

Como consecuencia de este método, se incrementa el rendimiento y se reduce el costo por tonelada producida y la contaminación de aguas subterráneas por la lixiviación del fertilizante.

Las plantas tratadas con esta técnica tuvieron un mayor crecimiento y producción de biomasa de hasta cinco veces más que la que se obtiene con el sistema tradicional, resaltó el investigador.

El proyecto, financiado por la Fundación Produce Tamaulipas, A. C. también obtuvo rendimientos de 252 toneladas de piña por hectárea, con 30 por ciento de azúcares que supera los estándares demandados por la industria del tequila.

Además, el kilogramo de piña obtenido con esta tecnología tuvo un costo de producción de un peso con 20 centavos, mientras que en las plantas desarrolladas en condiciones de temporal y sin fertilización es de un peso con 80 centavos.

Por lo que Zúñiga Estrada destacó que esta tecnología de producción intensiva permite producir el kilogramo de piña de agave 33 por ciento más económico que con el sistema tradicional.