Pide ONU a Panamá cancelar traslados de reos a base de Punta Coco

Dos expertos en derechos humanos de la ONU pidieron hoy al gobierno de Panamá que cancele el traslado de más detenidos, desde diferentes centros penitenciarios del país, a la base del Servicio Nacional Aeronaval en la Isla Punta Coco.

"El traslado de privados de libertad a una base aeronaval que no reune las condiciones sanitarias necesarias y que no depende del Sistema Penitenciario debe ser reexaminado", dijeron los especialistas de la ONU.

Los expertos son Seong-Phil Hong, quien encabeza el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria y el relator especial de ONU sobre la Tortura, Juan E. Méndez.

La petición de los expertos de la ONU se produce ante el traslado de varios detenidos en los últimos dos meses.

Estos traslados iniciaron con la trasferencia de José Cossio, Carlos Mosquera y Azael Ramos 24 de junio, desde los Centros Penitenciarios 'La Chirola' y 'Nueva Joya' a la base de la Isla Punta Coco, ubicada a 107 kilómetros al sur de la costa panameña.

"Estos traslados se realizaron sin orden de la autoridad competente y sin notificación alguna a los familiares y abogados de estas personas'', subrayaron los expertos en un comunicado conjunto.

"El derecho de los detenidos a la comunicación con sus abogados y a preparar adecuadamente sus defensas se ve limitado debido a la distancia y al alto costo del traslado", afirmó por su parte Hong.

Las celdas de la Isla Punta Coco pertenecen al Servicio Nacional Aeronaval, cuerpo armado que depende del Ministerio de Seguridad, y no al Sistema Penitenciario, que es parte del Ministerio de Gobierno.

El relator especial Méndez llamó la atención sobre las condiciones de detención en la cárcel insular de Punta Coco, en las que se impide la comunicación entre los reclusos y se restringe el acceso al mundo exterior dadas las dificultades de los familiares para desplazarse hasta la isla.

"Durante las visitas, los privados de libertad permanecen con grilletes en manos y pies'', deploraron los expertos.

"Además, se cree que padecen de diversos problemas estomacales debido al suministro de agua salobre'', agregaron.

Asimismo, los reclusos "sólo disponen de 40 minutos para salir al patio, de uno en uno, a lavar su ropa y no todos los días. Las celdas carecen de luz eléctrica y no cuentan con ventilación adecuada", observaron.

"Estas condiciones equivalen a un trato inhumano y degradante", calificó Méndez.

"El confinamiento en solitario sólo debe ser utilizado como medida de último recurso en situaciones muy excepcionales, y observando un mínimo de salvaguardas y garantías", recordó.

Los expertos llamaron al gobierno de Panamá a que respete los derechos a la integridad física y psíquica de los detenidos transferidos a la Isla Punta Coco así como su derecho a la defensa, en conformidad con los instrumentos internacionales ratificados por la República.