FARC decidió mantener tregua unilateral, pero denunció bombardeos

Las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) decidieron mantener la tregua unilateral que decretaron el pasado 20 de julio, al tiempo que denunciaron que las fuerzas militares continúan bombardeando sus campamentos.

El anunció lo hizo el jefe insurgente Carlos Antonio Lozada, uno de los negociadores del grupo rebelde con el gobierno del presidente, Juan Manuel Santos, que se desarrollan desde noviembre del 2012, en La Habana.

El presidente Santos en correspondencia con el cese unilateral de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, ordenó a todas las unidades militares suspender los bombardeos a los campamentos de las FARC, pero según Lozada, la orden presidencial no se cumple en algunas regiones de Colombia.

"Como puede verse, sin que se agoten nuestras preocupaciones son varios y complejos los temas que hacen falta por abordar en la mesa, para lo que se necesita de un ambiente político apropiado", señaló el negociador de las FARC.

En este contexto, subrayó, "ratificamos nuestra decisión de mantener el cese al fuego unilateral a pesar de los hechos que vienen sucediendo en las distintas regiones de Colombia".

"Exigimos una actitud correspondiente por parte del gobierno para que se pueda consolidar el desescalamiento del conflicto hasta llegar al cese al fuego y hostilidades bilateral y definitivo que toda Colombia reclama", demandó.