Convoca presidente portugués a partidos para resolver crisis política

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, llamó hoy a consultas a los principales partidos políticos y al primer ministro, Pedro Passos Coelho, para abordar la crisis política tras la dimisión de los ministros de Finanzas y Asuntos Exteriores.

El mandatario se reunirá este mismo miércoles con el líder de la oposición, el socialista Antonio José Seguro, mañana jueves con Passos Coelho y posteriormente con los representantes de los principales partidos políticos, informó la oficina presidencial en un comunicado.

Cavaco Silva optó por abrir estas consultas después de que varios medios de comunicación difundieron que otros dos ministros portugueses del socio minoritario de la coalición gubernamental estaban dispuestos a renunciar este miércoles, según el diario The Portugal News.

El lunes pasado, el ministro de Finanzas, Vitor Gaspar, dimitió a su cargo y el primer ministro nombró en su lugar a María Luís Albuquerque, hasta entonces secretaria del Estado del Tesoro, lo que no agrado al canciller Paulo Portas, quien presentó la víspera su renuncia.

Sin embargo, Passos Coelho rechazó la dimisión de Portas, jefe del pequeño partido conservador CDS-PP, socio del Partido Socialdemócrata, en el seno de la coalición de centro derecha en el poder desde junio de 2011.

Incluso, aseguró que tratará de superar la crisis con el CDS-PP para preservar la estabilidad política del país.

Portas debe decidir ahora si retira a su partido de la coalición de gobierno, despojándola así de su mayoría.

La prensa portuguesa criticó con dureza la dimisión de los ministros de Finanzas y Exteriores, en menos de 24 horas, y calificó la crisis en que está inmerso el país de "trágica, patética e imperdonable".

La Comisión Europea (CE) pidió a Portugal aclarar "cuanto antes" la crisis política ya que podría provocar una inestabilidad financiera "desastrosa" para el país.

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, ha advertido que Portugal corre el riesgo de perder la credibilidad financiera que ha ganado después de dos años respetando las cláusulas de su rescate.

"Esta situación delicada requiere un gran sentido de responsabilidad de parte de todos los partidos políticos y sus dirigentes. La situación debe ser aclarada cuanto antes", dijo Durao Barroso.

La crisis en Portugal tras la dimisión de los ministros de Finanzas y Exteriores ha provocado el desplome de la Bolsa de Lisboa, cuyo indicador de referencia perdía más de 6.0 por ciento en la apertura.

En tanto, los tipos de interés que pagan los bonos de deuda portuguesa a 10 años superaron el 8.0 por ciento por primera vez desde noviembre de 2012.