Trabajan en equipo Cruz Roja de México, EUA y Canadá ante desastres

Las beneméritas instituciones de la Cruz Roja de México, Estados Unidos y Canadá, acordaron trabajar de manera coordinada ante un desastre de grandes magnitudes y definieron estrategias a seguir para atender una emergencia.

Las tres sociedades nacionales, así como la Oficina Federal de Emergencias y Desastres del gobierno de Estados Unidos y la Oficina de Ayuda y Respuesta Humanitaria de Canadá, sostuvieron un encuentro en Washington, Estados Unidos.

En la reunión también establecieron que movilizarían en una primera etapa a 600 elementos de socorros para apoyar a la sociedad afectada ofreciendo asistencia humanitaria, es decir, ante la emergencia, cada una de ellas movilizaría 200 elementos de socorros para realizar actividades con voluntarios en donde se registren los daños.

También se enviaría ayuda humanitaria, logística para abrir centros de acopio y se daría la atención a personas en albergues y la intervención especializada de elementos de socorros para la búsqueda y rescate de personas.

Como parte de la capacitación, se llevó a cabo un simulacro en el que Canadá se enfrentó a un terremoto de considerables magnitudes.

La Cruz Roja de Canadá actuó de manera inmediata con el apoyo de voluntarias y voluntarios de la Cruz Roja Americana.

De acuerdo con el protocolo de ayuda, la Cruz Roja Mexicana "permaneció en alerta ante cualquier emergencia que se pudiera registrar en Estados Unidos. En este tipo de actividad, se trabajó de manera conjunta con las autoridades del gobierno de Canadá".

Asimismo, se acordó que la benemérita institución de México ofrecería atención pre hospitalaria en la frontera norte en caso que se registre un desastre, con el apoyo de ambulancias a la Cruz Roja Americana, ya que ésta no ofrece este servicio.

De igual manera esta sociedad nacional, estará en alerta para ayudar a la Cruz Roja Mexicana con voluntarios y ayuda humanitaria en caso de que ocurra un desastre en el país.

Cruz Roja Mexicana ha trabajado conjuntamente con su homóloga Americana en desastres que ha afectado al pueblo estadounidense, en septiembre de 2012, 20 voluntarios de la Benemérita institución apoyó a los hispanos afectados tras el paso del huracán Isaac.

Igualmente en noviembre de ese mismo año participaron 11 socorristas apoyando a las personas afectadas por el paso del huracán Sandy que afectó el norte de Estados Unidos, principalmente el estado de Nueva York.