La cultura guerrerense es demandante porque evoluciona: Martínez Núñez

La cultura y la tradición se viven todos los días en Guerrero; no se trata de entes en desuso o cosa que sólo se lee en los libros. "La guerrerense es una comunidad que demanda mucho, porque todo el tiempo está creando festivales, tejiendo, bordando o ideando modelos internacionales de platería, aseguró Arturo Martínez Núñez, secretario de Cultura del estado de Guerrero.

Eso habla de una cultura absolutamente viva y dinámica con su comunidad que participa, pide, crea y tiene gran incidencia en la economía del estado y del país. Un gran ejemplo es la platería. "En Taxco, se forja la joyería local, de Guerrero, de México y del mundo", añadió en entrevista con Notimex.

Arturo Martínez Núñez recordó que la entidad es una de las más variadas y reconocidas en materia de cultura, junto con Oaxaca, Chiapas y Michoacán. "Guerrero es un estado muy grande, de 65 mil kilómetros cuadrados y cerca de 500 kilómetros de costa, desde Oaxaca hasta Michoacán y en cada localidad existen manifestaciones culturales propias".

En ese marco recordó que Guerrero está dividido en ocho regiones: Zona Norte, la Tierra Caliente, Montaña, Costa Chica, Costa Grande, Zona Centro, Acapulco, y desde enero de este año, la Zona de la Sierra, informó el promotor de la cultura emanada del talento de miles de artistas y artesanos de esas ocho regiones.

Detalló que la Zona Norte está coronada por Taxco y su riqueza colonial; Tierra Caliente es compartida con Michoacán y otros tres estados; en la Montaña, se asienta la mayor parte de los pueblos originarios, básicamente tlapanecos, mixtecos y nahuas, de acuerdo con el funcionario cultural, quien ha recorrido palmo a palmo esas regiones de su estado natal.

En la Costa Chica, abundó, es donde hay una gran riqueza de pueblos autóctonos como los amusgos con sus telares. "Es la zona de la Negritud con afromexicanos entre Pinotepa y Cuajinicuilapa, uno de los 81 municipios que conforman al Estado de Guerrero, que se localiza en la Costa Chica y limita con el municipio de Azoyu en Guerrero, y Oaxaca".

Otras regiones son la Costa Grande, muy rica en distintas tradiciones como el uso de la copra y todos los derivados del coco; la Zona Centro, medular de la cultura guerrerense, identificable por los jaguares, la danza de los Tlacololeros, las pinturas de Xalitla, y la cultura mezcala que es una de las principales y primeras culturas de todo Mesoamérica.

La Región de Acapulco, con toda la cultura que significa ser cuna del turismo en México y todo el cosmopolitismo que eso conlleva, es una de las más famosas de México y el mundo. "Un extranjero puede no conocer México ni tener referencias de él, pero seguro identifica a Acapulco como una de las zonas turísticas más bonitas en todo el planeta".

En enero pasado se instauró la octava región: La Sierra. El filo mayor, las estribaciones de la Sierra Madre del Sur, zona de difícil acceso pero también muy rica en sus productos naturales, zona de bosques y selvas donde se produce café y hay jaguares en su estado natural. "Esas ocho regiones, componen el abanico y mosaico cultural que es Guerrero".

Martínez Núñez recordó que la entidad es una "Nación de muchas Naciones" por estar compuesta por cuatro pueblos originarios, más los mestizos que han nacido ahí, más los extranjeros que han llegado a enriquecer la cultura de lo que hoy es Guerrero, una de las entidades que más divisas genera a México, a partir de su actividad cultural y turística.

Ente vivo, que crece, cambia y evoluciona, "la cultura artesanal guerrerense es un placer a la vista de la población local y del turismo de todas partes. A la vez, es un objeto de uso cotidiano, por eso los artesanos de Xalitla están fabricando, por ejemplo, protectores para teléfonos celulares y otros dispositivos móviles", señaló más adelante el entrevistado.

El mundo ve con buenos ojos a Guerrero. La exposición "Guerrero. Siete Regiones" se llevó en 2012 a Bruselas, Bélgica, y en 2013 a Washington y Nebraska, Estados Unidos, con gran aceptación por la calidad del trabajo de los artesanos de todo Guerrero, reconocida tanto en América como en Europa y más.

"La cosmovisión de los pueblos originales sigue viva en Guerrero. Todos los meses de mayo es fiesta en la entidad, con sus peticiones de lluvia, danzas y otras manifestaciones y en el plano de la modernidad, el año pasado en Amberes, se inauguró el Museo de la Plata y los Diamantes, con una exposición de plata de Taxco".

Enfatizó que Acapulco representa 35 por ciento de la población total de la actividad económica y del padrón electoral de Guerrero y es el municipio donde más indígenas hay, más que en la Montaña o en las costas, porque miles de ellos van a comercializar sus productos o a emplearse en la prestación de servicios.

Arturo Martínez Núñez destacó que hasta hace algunos años la cultura era vista como "lo folclórico y lo bonito". Hoy, el gobierno local da a la cultura la importancia que tiene. "Es una estrategia de gobierno, la herramienta más importante con la que se cuenta para la regeneración del muy comentado tejido social, pero que es una realidad en Guerrero".

Abundó que a partir de la cultura, junto con la educación, el deporte y el desarrollo social, y posteriormente el empleo, "podemos curar y volver a unir lo que la delincuencia, la pobreza y la falta de democracia desunen; tenemos trabajo permanente con artistas y artesanos en las ocho regiones de Guerrero".

Por lo anterior, invitó a la población a la exposición "Ocho regiones. Puro Guerrero" que ya se puede visitar en el Museo Nacional de Culturas Populares, donde va a estar hasta el 4 de octubre, la cual se caracteriza por las más diversas técnicas y materiales de sus objetos, y por la conservación de aspectos identitarios de los pueblos que conforman Guerrero.

Para el visitante es significativo ver, por primera vez, expresiones culturales de Guerrero entendidas ya como ocho regiones, porque si hay algo que caracteriza a la cultura de México es su diversidad, y si hay algo que caracteriza a Guerrero es la riqueza de sus recursos naturales usados en sus manifestaciones culturales que le dan un perfil único.

"Esta exposición presenta una visión de la herencia, tradición y creatividad de sus artistas populares indígenas mixtecos, tlapanecos, amuzgos, nahuas, afromexicanos y mestizos, que ancestralmente elaboran diversidad de artículos que incluyen muchos aportes indígenas, europeos, africanos y asiáticos", concluyó el secretario de Cultura de Guerrero.