Paganos de Rodnovery también participan en el conflicto ucraniano

En la región ucraniana del Donbass viven varios grupos de Rodnovery, una comunidad de paganos que se remontan a cultos eslavos pre-cristianos. Muchos de ellos han participado en la guerra que ha devastado esta parte de Europa apoyando a la facción de los separatistas pro-rusos.

Su credo es una mezcla de racismo, nacionalismo, antisemitismo, paneslavismo y una nueva versión de la historia basada en teorías conspiratorias o mitológicas. Viéndolos en persona, sin embargo, no parecen tan peligrosos.

Cuando los hombres Rodnovery no están en el frente pasan el tiempo con sus familias en el bosque, sobre todo los domingos, en lugares con "fuertes cargas de energía". Aquí han erigido algunos tótems que representan a sus dioses.

En el Donbass, y más concretamente en la ciudad de Donetsk, los Rodnovery formaron un batallón, que en su apogeo tenía unos mil 200 combatientes.

Era el batallón Svarog -en la cosmogonía eslava, Svarog es comparable con el dios del fuego-, que se incorporó al batallón Vostok tras una serie de cambios en las leyes que hicieron que varios comandantes de brigadas autónomas fueran encarcelados.

"Esta no es una guerra como las otras. Es parte de un increíble proceso evolutivo, extremadamente amplio. Antes de cada renacimiento tiene que haber muertos", explica Vitaliy Brednev, líder de la comunidad Rodnovery local y miembro del Parlamento de la recién proclamada República Popular de Donetsk.

Mientras sorbe un té hecho con hojas recogidas en el bosque en el que él y otros miembros de la comunidad se reúnen al menos una vez a la semana, a las afueras de Donetsk, Vitaliy explica que "ser pagano significa entender que formamos un todo con la naturaleza y nuestros ancestros".

En el interior de un círculo hecho con piedras hay un alto tronco que tiene tallada una cara con barba y pelo largo. Es el dios Rod, el creador supremo.

Vitaliy lo mira con gran devoción: "El círculo en el que está marca el centro exacto del meta-universo. En el interior podemos comunicarnos con los ancestros por medio de Rod, un dios que puede manifestarse en una multitud de deidades. Rodnovery significa la fe de los indígenas, y de hecho nos ponemos en contacto con ellos".

Los Rodnovery aseguran que la humanidad se encuentra en una fase de profunda investigación evolutiva que debe llevar a cabo la "raza eslava". El objetivo es "llegar a la iluminación a través de una serie de renacimientos hasta que la humanidad evolucione en el mismo Rod".

Oleg Orchikov, considerado el padre de los Rodnovery y su líder militar, está bajo arresto desde el pasado mes de noviembre por cargos de asesinato y saqueo.

"Cuando vuelva estaremos listos para acogerle y para volver más fuertes que antes. Reformaremos el batallón Svarog", promete Vitaliy.

Y añade: "El gobierno de Donetsk lo ha querido encarcelar porque se había vuelto demasiado independiente. Lo veía como una amenaza, a pesar de que luchaba a su lado. Estábamos aumentando en número, y esto a ciertas personas no les gustaba".

"Querían dividirnos pero hemos permanecido unidos luchando contra el mal, es decir, los ucranianos", afirma.

A Vitaliy lo interrumpe su esposa, Arina: "Los signos de esta aversión contra nosotros eran numerosos. También tenemos problemas con la Iglesia Ortodoxa, porque queremos iluminar a la gente y por lo tanto se nos percibe como una especie de competidores".

"Respetamos a la Iglesia Ortodoxa, como a todas las otras confesiones. Aunque profesen cosas horribles. Basta con echar un vistazo a la Biblia: se cuentan historias que dan escalofríos. Las otras religiones quieren que sus seguidores sean como ovejas obedientes; la nuestra, en cambio, motiva todas sus facetas", señala.

Vitaliy mira con orgullo a su esposa: "Hay una parte de mujer en todos los hombres y una parte de hombre en todas las mujeres. Cuando escuchas, es tu lado femenino el que entra en acción; cuando comienzas a luchar, interviene tu lado masculino. Cuando el hombre y la mujer se encuentran, se convierten en uno".

Es un concepto muy similar al Yin y el Yang orientales. Según los Rodnovery, la civilización china se habría apropiado de este símbolo copiándolo de los eslavos después de una presunta guerra librada entre los dos pueblos hace casi ocho mil años.

Los chinos, derrotados, se repararon en su país y construyeron la Gran Muralla para defenderse de las incursiones de los eslavos. Gracias a la colosal barrera pudieron mantener esta y otras preciadas doctrinas "robadas por el engaño a la raza eslava".

En la cultura Rodnovery son muchas las interpretaciones históricas: Roma la habrían fundado los eslavos; a Jesucristo lo habrían crucificado en territorio ruso, etc.

"La esvástica es un símbolo eslavo muy antiguo que representa la unidad de las tribus eslavas. Hay que fijarse bien, porque va en sentido contrario que la esvástica nazi de Hitler. Esta va en el sentido horario, como el sol. Y eso es bueno. Si fuese en sentido contrario sería malo, porque llevaría al renacimiento", dice Vitaliy, quien se hace llamar el conocedor máximo de la cultura Rodnovery.

Después de la charla, Vitaliy camina al borde del meta-universo. Antes de entrar realiza una breve serie de movimientos murmurando palabras incomprensibles.

Luego se dirige hacia la estatua de Rod y la abraza. Una última curiosidad sobre los Rodnovery: rezan pero no piden nada, porque Rod sabe perfectamente lo que sus creyentes necesitan.