Buscan disminuir reticencias de adultos mayores para aprender a leer

La creencia de que saber leer y escribir ya no es importante o prioritario en su vida, la vergüenza y hasta complicaciones físicas o enfermedades hacen que la población más difícil de incorporar a los programas de alfabetización en México sean los adultos mayores de 65 años.

Esta renuencia se multiplica cuando se trata de adultos de esta edad que viven en comunidades alejadas, afirmó el director general del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), Alfredo Llorente Martínez.

En entrevista con Notimex, señaló que siempre se hacen esfuerzos por incorporarlos a los planes de estudios.

"Hay mucha resistencia, los mayores de 65 años siempre nos dicen ya viví lo suficiente, ya ahorita para qué, pero nosotros la motivación que les damos es el decirles que con esto ellos podrán leer las cartas que les envíen sus nietos o podrán escribirle a sus hijos que están fuera", dijo.

Afirmó que adicionalmente se han incorporado programas de becas mediante las cuales se entregan 500 pesos a quienes deciden integrarse y otros 500 pesos a quienes mantienen sus estudios.

"Aun así no es nada fácil, menos en las localidades más lejanas en donde la gente cree que no es necesario saber leer o escribir", insistió.

Cuestionado sobre la dificultad de implica interesar a este grupo poblacional a la lectura, el funcionario aseguró que, contrario al proceso de aprendizaje, resulta fácil convertirlos en lectores.

"Como leer es una novedad para ellos, los libros o revistas se convierten en una nueva fuente de conocimiento y diversión", sostuvo.

Dijo que son múltiples los intereses literarios de los adultos mayores de 65 años y pueden ir desde novelas hasta literatura universal.