Rousseff promete mejoras económicas en vísperas de protestas

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, prometió hoy que el país saldrá del actual ciclo de recesión económica y alta inflación, a dos días de que sectores sociales celebren una manifestación contra su gobierno.

"Estamos en una travesía y en esa travesía vamos a hacer que las cosas salgan bien. Brasil va a volver a crecer y reducirá la inflación, pueden estar seguros", sostuvo la mandataria.

Rousseff realizó sus declaraciones durante un acto celebrado este viernes en el nororiental estado de Bahía, considerado el feudo político del gubernamental Partido de los Trabajadores (PT).

La presidenta instó a la población a mantener la "lucha, el optimismo y la esperanza", y elogió los progresos sociales alcanzados en 12 años de gobierno del PT, en especial en el noreste del país, más pobre que el sureste industrial.

Las manifestaciones contra Rousseff tienen lugar en momentos en que el rechazo a la gestión de la presidenta alcanzó el 71 por ciento, la mayor cifra de un mandatario en Brasil.

Asimismo, la caída en la popularidad de la gobernante se produce en medio de un contexto de crisis económica que amenaza con provocar una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil de hasta 3.0 por ciento este año.

El próximo domingo, Brasil celebrará su tercera manifestación desde que Rousseff fue reelecta para pedir su "impeachment" (moción de censura) por medio de una acción del Congreso, un acto que por primera vez contará con el apoyo de la oposición política, que hasta ahora se había mantenido al margen.

Al respecto, el líder de la oposición y rival de Rousseff en los últimos comicios, Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), dijo que apoya las protestas porque "el gobierno le quitó a los brasileños la capacidad de soñar con un futuro mejor".