Inocuidad alimentaria, primordial para la competitividad internacional

La inocuidad de los alimentos sustenta la seguridad alimentaria porque incide directamente en la salud pública y es primordial para la competitividad de los productos destinados, tanto para el consumo local como para los mercados internacionales.

La directora de Inocuidad Agroalimentaria, Operación Orgánica y Plaguicidas del Senasica, Silvia Elena Rojas Villegas, indicó que por esa razón se promueve la aplicación de Buenas Prácticas de Producción y los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación (SRRC) en la producción primaria de alimentos.

Señaló que el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), impulsa acciones enfocadas a la competitividad internacional de la industria agroalimentaria.

Así como la inocuidad para garantizar alimentos sanos al consumidor y como parte de un requerimiento para la comercialización de mercancías agropecuarias en el mundo, agregó.

En un comunicado, la funcionara recalcó que el objetivo es llevar a las mesas alimentos libres de contaminantes y que los productores tengan mejores oportunidades de negocios, tanto en México como en el extranjero.

"Invertir en inocuidad da a los productores la oportunidad de acceder a nuevas oportunidades de mercado, lo cual genera mayores márgenes de beneficios y desarrolla nuevos productos y negocios", manifestó.

Subrayó que la Secretaría de Agricultura trabaja por la modernización permanente del marco legal para la atención de la sanidad e inocuidad agroalimentaria.

Ello, al armonizar con criterios internacionales y sustentados en las leyes federales de Salud Animal y de Sanidad Vegetal, y en las leyes generales de Desarrollo Forestal Sustentable, y de Pesca y Acuacultura Sustentables.

Rojas Villegas puntualizó que las Buenas Prácticas de Producción y los SRRC son medidas y procedimientos establecidos por la institución para garantizar que los alimentos de origen agrícola, pecuario, acuícola y pesquero se produzcan y procesen en óptimas condiciones de higiene.

La finalidad, dijo, es reducir los peligros de contaminación física, química y microbiológica.

Aseveró que con la aplicación eficaz de los SRRC, apoyados en instrumentos legales, técnicos y científicos, los productores nacionales fortalecen sus actividades y dan mayor certeza al consumidor nacional e internacional de que los productos alimenticios no afectan su salud por algún tipo de contaminante.