Abre la Iglesia de Jesucristo su templo más grande al público

Con motivo de su reciente remosamiento y antes de que sea consagrado por segunda vez, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días abrió sus puertas durante tres semanas para que el público en general conozca sus recintos sagrados y las bases que animan esta religión.

El recinto espera recibir unas 200 mil personas, en comparación de otras fechas, cuando sólo se permite conocer una parte del templo.

Ubicado en avenida 510 número 90 colonia San Juan de Aragón, delegación Gustavo A. Madero, al norte de la Ciudad de México, el amplio lugar -inspirado en su exterior en las culturas mesoamericanas- contiene en su interior la sala de sellamientos, en donde los esposos son unidos por la eternidad.

Están también el salón celestial, el bautisterio, las salas de instrucción, la capilla principal y la sala de la novia, entre otros.

Todo en blanco, beige y colores tenues, los recintos están virtualmente uniformados en su diseño con espejos grandes y cuadros de pasajes de la Biblia y del libro de Mormón, además de lámparas de cristales en forma de estrellas de diferentes puntas.

A la par de abrir sus puertas al público en general, Benjamín de Hoyos, presidente de esa Iglesia, presidió una rueda de prensa, en la que estuvo acompañado por Arnulfo Valenzuela y Paul Preper, segundo y primer consejero de la presidencia, respectivamente.

Según su creencia, Jesucristo caminó entre los naturales de América apenas después de que resucitó en Jerusalén. "Es más que una teoría. El registro llamado el Libro de Mormón, que para nosotros es un registro sagrado semejante a la Biblia, tiene los testimonios que profetas de este continente dejaron como un legado", apuntó.

"También visitó a sus otras ovejas que tenía en este lado del redil, además de los de Jerusalén y aquellas tierras", señaló Hoyos.

Las salas del templo refieren a importancia fundamental en que esta doctrina se sostiene: la familia, cuya base, la pareja, según su fe, no se disuelve ni siquiera por la muerte, sino que sigue hasta la eternidad.

Preper destacó que "nosotros creemos lo que Dios ha hecho. Al comienzo él unió a Adán y a Eva, como varón y hembra. El ha dicho que no está bien que el hombre esté sin la mujer ni la mujer sin el hombre, y seguimos enseñando eso".

A la pregunta de qué opinan de la aprobación de que parejas homosexuales puedan adoptar niños, además de casarse, dejó claro: "el mundo secular, los gobiernos, tendrán que tomar sus decisiones; nosotros seguiremos enseñando lo mismo porque no podemos cambiar lo que El no ha cambiado".

Para el dirigente religiosos, lo que está fuera de su creencia es materia exclusiva de debate para sociólogos y políticos. Además, indicó que "ello no significa que no hay tolerancia; tenemos personas en la iglesia que están atraídas por personas de su mismo género; son bienvenidos".

Tampoco quiso hablar sobre si el más de un millón de personas que tienen en su Iglesia en México es producto del desencanto de alguna gente con la Iglesia católica.

"Nosotros trabajamos muy de cerca con nuestros amigos católicos, no estamos compitiendo por conversos. Predicamos a quienes quieren venir, no buscamos atraer a aquellos desencantados con otra religión", dijo.

De hecho, se pronunció porque en todas las religiones haya más personas, porque "así el mundo pudiera ser mejor, y tendríamos soluciones a problemas de la sociedad, como la violencia y la inseguridad".

Sobre la filiación política, dijeron que cada miembro tiene la libertad de participar en un partido y, de hecho, lo hacen, pero como Iglesia no existe una participación colectiva en alguno.

Hace 32 años se hizo un primer remosamiento del templo. Difícilmente pronto se dará una tercera. Por eso, "El Programa de Puertas Abiertas" que se inicia hoy es una oportunidad para conocer otra mirada de la espiritualidad.

"Este es una cuestión histórica. Pasarán muchos años antes de que el templo sea otra vez remodelado en una magnitud tal que pueda ser nuevamente re dedicado".

Los recorridos con guía se efectuarán los lunes de 9 a 17 horas, y de martes a sábado a partir de las 9:00 hasta las 20 horas.