Organismos promueven entre jaliscienses el buen uso del agua

El Organismo de Cuenca Lerma Santiago Pacífico (OCLSP) de la Conagua y la Comisión Estatal del Agua de Jalisco (CEA) difunden la cultura del agua, con el fin de concientizar sobre el buen uso del vital líquido.

A varios años de que inició el Programa Federalizado de Cultura del Agua, el OCLSP informó que los resultados del mismo son ampliamente satisfactorios, ya que en Jalisco se cuenta con 128 espacios dedicados exclusivamente a promover entre la población el valor y la importancia que representa el recurso hídrico.

Señaló que, mediante un esfuerzo conjunto con la CEA Jalisco, los 125 municipios del estado cuentan con un módulo permanente de cultura del agua.

Agregó que a estos espacios también se han sumado la Comisión Nacional Forestal (Conafor), la Asociación Civil Corazón de la Tierra y el Comité Regional de Protección, Promoción y Fomento de los Recursos Naturales de la Sierra de Quila, con un espacio cada uno.

Para la promoción y difusión de eventos educativos, académicos y culturales, el OCLSP indicó que los espacios cuentan con un sitio habilitado donde se ofrecen pláticas sobre el uso y cuidado del agua por parte de personal capacitado, quienes se apoyan con equipo y material técnico y de oficina.

Mencionó que cada espacio promueve, bajo la coordinación de la CEA Jalisco, diversas actividades y eventos a lo largo del año; tan sólo durante 2014 y 2015 se realizaron cerca de ocho mil eventos, donde participaron 561 mil personas.

Para la operación del programa, el OCLSP dio a conocer que se cuenta con un presupuesto anual de dos millones 600 mil pesos, aportados en partes iguales por la Conagua y la CEA Jalisco.

El organismo destacó la relevancia que representa para la sociedad el Programa Federalizado de Cultura del Agua que promueve la Conagua, bajo la dirección general de Roberto Ramírez de la Parra, con cada uno de los estados del país.

Agregó que se difunde la importancia del recurso hídrico en el bienestar social, el desarrollo económico y la preservación de la riqueza ecológica, en un marco de sustentabilidad del recurso, bajo los principios de cobertura, calidad y gestión.