Cultivos múltiples de granos y frutas garantizan seguridad alimentaria

El sistema de cultivo múltiple de maíz, frijol y frutas permitirá garantizar la seguridad alimentaria a futuro, por lo que en este municipio se capacita a los campesinos y se les explican sus diversos beneficios.

José Leoncio Herrera Palestina, representante de la Brigada de Educación para el Desarrollo Rural, aseguró lo anterior en entrevista para Notimex e indicó que este método es considerado el futuro del mundo.

En una parcela demostrativa, agregó que esta es una maqueta viva con la cual se motiva al agricultor y se le explican las bondades del proyecto denominado "Sistema Agrícola de Milpa intercalada en Árboles frutales".

Para Herrera Palestina, "el futuro del mundo es el cultivo múltiple si no se quiere sufrir una hambruna. Lo más bonito es meter maíz, frijol y frutales, además que es la corriente mundial en Europa y Estados Unidos".

El especialista de la citada brigada, adscrita a la Secretaría de Educación Pública (SEP), resaltó que el objetivo es capacitar a los campesinos en las tecnologías alternativas en un alto grado.

Sobre todo, añadió, se pretende que con estas alternativas de sostenibilidad ecológica, se logre la seguridad alimentaria de las familias campesinas con los cultivos de maíz y frijol, ya que de ninguna manera se pretende que dejen de sembrar estos productos.

Otro de los puntos importantes es que los campesinos conozcan cómo manejar la especie frutal con alta tecnología y que sepan que pueden generar productos de alta calidad y competir con los que se ofertan en las tiendas de autoservicio, externó.

Herrera Palestina dio a conocer que como parte de este sistema de cultivo cada fruta debe tener un espacio de 2.50 metros en los extremos, con el objetivo de que no le haga sombra al maíz y viceversa.

La especie frutal, comentó, constituye un motor y vínculo para el mercado regional, sobre todo que un campesino con un cuarto de hectárea al tener maíz, frijol y un fruto, con este último logra ingresos que puede aplicar en la compra de fertilizante para su milpa.

"Ahora se le enseña a que utilice -el fertilizante- de forma óptima y con la cantidad apropiada", apuntó.

Recordó que en el primer año de la parcela demostrativa se aplicaron 30 gramos de fertilizante a cada árbol y se lo combinó con abono de borrego, vaca e incluso de marrano, es decir, se hace una sinergia entre el abono fertilizante y el químico, pero bien aplicado.

El representante de las Brigadas de Educación para el Desarrollo Rural afirmó que éste es un sistema económicamente redituable, ya que se reforesta con árboles frutales, cuya producción dura hasta 40 años.

Lo anterior es posible, "si los árboles se atienden bien, es decir, se fertilizan, se cuidan de las plagas y enfermedades, se podan para evitar que envejezca. El diseño tiene cerca de 35 años de investigación", acotó.

Herrera Palestina aclaró que no se cuenta con sistemas de riego, ni altas tecnologías, ni apoyo gubernamental, pero aprovechan el agua de lluvia, los fertilizantes, la humedad del suelo y la mano de obra familiar.

"Es fascinante el incorporar tecnologías que la cultura Azteca ya hacía y ahora estamos cavando fosas para evitar la erosión. Se hace la micro rotación de cultivos donde ahorita tengo maíz el año que viene, se siembra frijol y después vuelvo a sembrar maíz y jamás se agota la tierra", dijo.

El cultivo compuesto, es decir, más de tres cultivos en una hectárea o un cuarto de hectárea, fue presentado hace cinco años, cuenta con soporte técnico y empezó en Oaxaca.

Después se aplicó en la región Izta-Popocatépetl y la Malintzi , donde se identificó la problemática que los campesinos son pobres debido a que manejan un sistema tradicional de cultivo.