Advierten vulnerabilidad en Centroamérica por sequía

Comunidades vulnerables de Centroamérica enfrentan por segundo año consecutivo los efectos negativos de la sequía, advirtió hoy el sistema de Naciones Unidas (ONU) con un llamado a enfrentar el problema.

"Las sequías recurrentes se han convertido en una característica cíclica del cambiante clima de la región", indicó un comunicado conjunto del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) y el Fondo para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

La zona más afectada es la localizada en el llamado "corredor seco" de América Central, en el litoral del Océano Pacífico, donde según los expertos la lluvia escasea durante cuatro meses.

En sitios donde se producen granos básicos en la vertiente pacífica, las lluvias han estado "muy por debajo" de los registros de 2014 y de la media histórica, además de llegar con retraso en casi todo el territorio centroamericano.

La FAO y el PMA refirieron que la Red de Sistemas de Alerta Temprana para la Hambruna (FEWSNET) advirtió "una alta probabilidad (90 por ciento) que el fenómeno de El Niño persistirá hasta marzo del 2016".

El fenómeno originaría un periodo de lluvias irregulares y con menos precipitaciones.

"Hay una situación de riesgo de canícula extendida que merece mayor atención, monitoreo y coordinación a nivel regional y por país", señaló la ONU.

Adelantó que en la región del Caribe "se está verificando el mismo fenómeno extremo y en la mayoría de los países la producción agropecuaria, así como la disponibilidad de agua potable se está viendo fuertemente afectada".

Ante esta situación, PMA y la FAO llamaron a adoptar medidas para enfrentar la situación.

Ambos organismos consideraron necesario aumentar la capacidad de los países para sobreponerse a eventos adversos, sobre todo en gestión de riesgo y mejorar los sistemas de alerta temprana y el manejo de recursos naturales.

Otra de las áreas a atender es la adaptación de los sistemas productivos a la variabilidad del clima.

En 2014, el PMA y la FAO atendieron a unas 320 mil personas en Centroamérica, con programas destinados a incrementar las capacidades de los habitantes de zonas vulnerables.

"Es indispensable que los países y la comunidad internacional prioricen recursos para hacer frente a las consecuencias e impactos negativos que la irregularidad y la insuficiencia de precipitaciones generan en los países centroamericanos", apuntaron el PMA y la FAO.