Proponen incluir psicólogos en sistema educativo nacional

El diputado panista Germán Pacheco Díaz propuso reformar la Ley General de Educación, a fin de incluir en el sistema educativo nacional a psicólogos para revertir la violencia en planteles escolares, donde dos de cada 10 niños de nivel primaria aceptaron haber participado en peleas, robos y amenazas a compañeros.

En un comunicado, Pacheco Díaz destacó que para lograr esta inclusión de psicólogos, se deben reformar los artículos 10 y 42 de la Ley General de Educación, para que en todos los planteles de nivel básico, exista un especialista que actúe para la resolución y prevención de diversos problemas de desadaptación en los menores.

"Con estas reformas se lograría fortalecer la coordinación entre la enseñanza académica y la emocional, al dotar a las autoridades educativas de profesionales en esta ciencia con el objetivo básico de mejorar el acto pedagógico y la atención al desarrollo del alumno", indicó.

Resaltó que las funciones que hará este personal serán la prevención, elaboración de programas educativos acordes con los desarrollos conceptuales del momento, detección y valoración individual y asesoramiento a profesores, con la finalidad de transformar o modificar las conductas desadaptadas.

En la iniciativa turnada a la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos, el legislador aclaró que el actuar del psicólogo no sólo se limitará a dar un diagnóstico y una evaluación, sino que deberá interactuar con los docentes y con los miembros del núcleo familiar, como factores que pueden afectar el proceso educativo del alumno.

El legislador del Partido Acción Nacional (PAN) citó que en un estudio elaborado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación en 2007, arrojó que en los planteles los alumnos se relacionan con la manifestación de conductas violentas como agresiones verbales, físicas y daño a instalaciones escolares.

Se observó que en el caso de los estudiantes de primaria, dos de cada 10 aceptaron haber participado en peleas verbales o físicas, robos y amenazado a sus compañeros.

En tanto, nueve de cada 10 reconocieron que alguna vez participaron en actividades que dañaron las instalaciones, mientras que dos por ciento aceptó haber robado algún objeto o dinero dentro del centro educativo.

Destacó también que en la tarea de rescatar a los alumnos que han vivido en sus hogares el embate de los efectos del crimen organizado, el trabajo psicológico es fundamental para atender, superar y convivir con las secuelas que estas amargas experiencias han dejado en sus vidas.

El diputado consideró que en la educación básica se puede dar dirección correcta a las vidas de los alumnos, y de ahí la importancia de que un psicólogo complemente el trabajo y los esfuerzos de los educadores.