Máximo Kirchner gana elección primaria para comicios legislativos

Máximo Kirchner, de 38 años e hijo de la presidenta argentina Cristina Fernández y de su fallecido esposo y antecesor, Néstor Kirchner, ganó hoy en elecciones primarias una candidatura del oficialismo para diputado nacional.

El heredero de la pareja que ha gobernado el país durante los últimos 12 años se impuso en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en las que se definieron las listas de candidatos a diputados por la provincia de Santa Cruz.

Máximo garantizó su postulación rumbo a las elecciones generales del 25 de octubre al obtener el 51 por ciento de los votos, lo que lo convirtió en el dirigente más votado en la provincia que su padre gobernó desde 1981 hasta 2003.

Aunque no tenía rival interno en el oficialista Frente para la Victoria, la incógnita era el caudal de votos que podría obtener Kirchner hijo en su primera prueba electoral.

Además, como es el primero en la lista de candidatos a diputados, tiene garantizado su ingreso a la cámara alta en diciembre próximo, cuando asuman los legisladores que serán electos en octubre.

Este año, Máximo eliminó el bajo perfil que lo había caracterizado, comenzó a dar entrevistas y finalmente se postuló impulsado por La Cámpora, la agrupación de jóvenes que él construyó y que es uno de los bastiones más importantes del kirchnerismo.

A través de esta organización, miles de jóvenes se volcaron a la militancia, a diferencia de lo ocurrido en los años 90, cuando la decepción hacia partidos y dirigentes se tradujo en apatía.

De a poco, los cuadros de La Cámpora han ido tomando espacios de poder que son cuestionados por opositores que los consideran jóvenes improvisados y ambiciosos que sólo asumen cargos para enriquecerse.

Más allá de las críticas, el hijo presidencial enfrentará el reto de mantener vivo el kirchnerismo después de las elecciones generales del 25 de octubre.

El 25 de mayo de 2003, cuando Máximo tenía 26 años, Néstor Kirchner asumió la presidencia y comenzó la construcción del modelo político que más ha perdurado en Argentina.

En diciembre próximo, la esposa y sucesora de Kirchner, Cristina Fernández, ganadora de las elecciones de 2007 y 2011, entregará la banda presidencial a quien triunfe en los comicios de octubre.

Para entonces, se habrán cumplido 12 años y medio del kirchnerismo puro que encabezó la pareja y cuya continuación, por ahora, depende de Máximo, a quien los medios opositores le habían formado una fama de "vago", "mantenido" y "adicto a la play station".

Esa imagen estaba alimentada porque el heredero no terminó su carrera de abogado, no hablaba públicamente y se dedicada a administrar los negocios y la cuantiosa fortuna de sus padres.

Los prejuicios se derrumbaron el año pasado, cuando Máximo se convirtió en el orador principal de un acto de La Cámpora y demostró, ante decenas de miles de personas, que tenía un discurso político para ofrecer.