Proponen evaluar multipolaridad de política exterior venezolana

Evaluar la multipolaridad de la política exterior venezolana por cuanto la misma exagera la posición de importancia del país en el escenario internacional, propuso hoy el internacionalista Juan Francisco Contreras.

"Esta visión de la diplomacia venezolana, como extensión del plan estratégico del gobierno, intenta colocar al país como un punto de poder, lo cual resulta irreal", precisó el presidente del Colegio de Internacionalistas de Venezuela (CIV).

Contreras, en dialogo con Notimex, señaló que la política exterior se ha centrado en el reparto de dinero a manos llenas a otros países de la región, cuando en Venezuela un alto porcentaje de conciudadanos vive en un estado de pobreza crítica.

"Es probable que las ayuda a Cuba continúen y se incrementen bajo la administración del presidente Nicolás Maduro, por su estrecha vinculación con los hermanos (Fidel y Raúl) Castro, quienes no estarían dispuestos a renunciar a la gallina de los huevos de oro", dijo.

Asimismo, criticó el hecho de que el gobierno socialista que hoy dirige Maduro, señale frecuentemente de que con el advenimiento de la revolución los venezolanos ahora si tenemos "una verdadera patria soberana".

"En la historia del país la soberanía nunca estuvo tan cuestionada, no solo por la influencia de Cuba en las decisiones del gobierno, sino por la presencia de cubanos que trabajan hoy en el país en áreas sensibles para la seguridad y defensa nacional", recalcó.

Contreras añadió que las manifestaciones de apoyo que brindaran a Maduro los países que integran la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), se explica por los intereses económicos en juego y el riesgo de perder "un aliado con petróleo".

"Cuba, sin duda alguna, fue uno de los países más interesados en la continuidad del régimen chavista, debido a la naturaleza de los intereses que comparte con Venezuela y el destino de los 163 acuerdos firmados en catorce años de gobierno", enfatizó.

Insistió en que el gobierno y el pueblo cubano se hubieran visto en graves dificultades con una eventual cancelación del subsidio venezolano, incluso mucho más grave que cuando la antigua Unión Soviética dejó de apoyar económicamente a Cuba en la década de 1990.

"Sin embargo esto no ocurrió y nada va a cambiar, las relaciones internacionales de Venezuela seguirán su curso normal, los cubanos ahora tendrán una mayor injerencia en el país y el discurso antiimperialista contra Estados Unidos se hará más radical", dijo.