Adrián Hernández y Saúl Juárez se declaran listos para la revancha

Los boxeadores Adrián Hernández y Saúl Juárez tendrán una pelea de revancha este sábado, el primero en busca de "sacarse la espina" del revés sufrido el pasado 30 de mayo, y su rival para demostrar que fue justo vencedor en aquella ocasión.

En la batalla coestelar de la función "Los reyes del nocaut", ambos pugilistas, chocarán a diez giros en peso mosca en la Arena Coliseo, en una pelea que se espera intensa desde el inicio, dados los antecedentes de los protagonistas.

"Estoy bien, preparado físicamente, ya lo conocemos y vamos duro a esta pelea, sabemos que vamos a salir fuertes, a vencer como la vez pasada", dijo "Baby" Juárez, quien estuvo en los "Martes de café" del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Seguro de la preparación realizada, dijo que esta ocasión buscará no dejar dudas tras la victoria por nocaut técnico médico en mayo pasado luego de un corte que sufrió el "Confesor" en el párpado derecho.

"Mi vida no ha sido de cabezazos, aquella vez di golpe, hago mi pelea y voy a ser lo más claro que se pueda. Tengo que vencerlo, si ya lo hice puedo hacerlo otra vez, pues si quiero ser un boxeador de elite debo ganar", agregó el pugilista.

El "Confesor", a su vez, definió lo que hará sobre el cuadrilátero para salir con el brazo en alto, que es presionar desde el inicio, además hacer "movimientos de cintura y desplazamientos para conectar a un rival movedizo como es Juárez".

Motivado y trabajando fuerte, el pupilo de Lupe Pintor aseguró que está preparado "para salir con la mano en alto de una pelea que seguramente será dura de nuevo, con la diferencia que esta vez el triunfo a mi favor será claro".