Máximo jefe de mafia siciliana goza de protección a "altos niveles"

El máximo jefe de la organización mafiosa Cosa Nostra, Matteo Messina Denaro, aún en libertad, goza de protección a "altos niveles" y a diferencia de sus predecesores viaja fuera de Sicilia e incluso a países como España, Brasil, Gran Bretaña o Austria.

La fiscal Teresa Principato reveló estas informaciones en declaraciones a los medios luego de que este lunes fueron detenidos 11 cómplices del "capo".

Principato, quien desde hace una década está a la caza del mafioso, resaltó que en Sicilia está cada vez más aislado, con sus familiares y lugartenientes encarcelados.

Agregó que a diferencia de otros jefes de Cosa Nostra ya encarcelados, Messina Denaro se mueve con el pasaporte en el bolsillo y su presencia ha sido detectada en España, Brasil, Gran Bretaña y Austria.

Según la magistrada, el "capo" sale con frecuencia fuera de Sicilia porque en la isla la crisis se ha dejado sentir y las concesiones de obras públicas (uno de los principales canales de financiamiento de la mafia a través de la infiltración) son pocas y atentamente monitoreadas por la autoridad.

"Hasta hace pocos años bastaba infiltrarse en la administración pública, pero ahora ya no hay dinero", señaló.

En la conferencia de prensa en la que la víspera se confirmó el arresto de 11 de los cómplices de Messina Denaro, Principato declaró que pese a que el territorio siciliano es vigilado, el mafioso no ha sido capturado aún porque goza de protección a "altísimo nivel".

Pero en una entrevista publicada este día por el diario Il Fatto Quotidiano, la magistrada prefirió no dar mayores detalles al respecto porque "hay indagaciones en curso muy reservadas".

"Messina Denaro es una mezcla de modernidad y tradición. En Sicilia no puede desinteresarse de los pedidos que le llegan del territorio en un momento en el que la crisis ha golpeado también al sector antes florido de las extorsiones", señaló.

Él -dijo- debe dar cuenta a sus sostenedores, que lo ven como una figura salvadora en grado de darles bienestar y prosperidad.

Indicó que a pesar de que el capo imparte aún órdenes a través de los tradicionales "pizzini" o pedazos de papel que hacía llegar a una casa de campo (de donde eran repartidos a sus diferentes lugartenientes), también utilizaría mecanismos mucho más sofisticados para dialogar con otras personas que no son "hombres de honor" (mafiosos).

Según Principato, Messina Denaro "es un parásito que no tiene en cuenta los vínculos familiares, sino que explota el dinero que su familia y el clan puedan tener".

De 53 años de edad y prófugo de la justicia desde 1993, sobre el "capo" penden varias condenas a cadena perpetua por homicidio, matanza, asociación mafiosa, robo, extorsión y otros delitos.

Incluido en la lista de los delincuentes más peligrosos del mundo, es igualmente considerado uno de los autores de la ola de atentados perpetrados por Cosa Nostra a inicios de la década de 1990 y que causaron decenas de muertos y heridos y daños incalculables al patrimonio histórico italiano en las ciudades de Florencia, Roma y Milán.